La libertad sindical en Colombia, una farsa

Por Luis Alfonso Mena S. (*)
El Estado neoliberal atenta contra el derecho de asociación de los trabajadores con la de la tercerización, el constreñimiento, su complicidad con los patronos, la impunidad en la justicia laboral y la violencia que promueve o tolera.
Ese es el oscuro panorama develado en desarrollo del Tribunal Mundial de Libertad Sindical. 
Si algo se constató en desarrollo del Tribunal Mundial de Libertad Sindical realizado en Bogotá, es que en Colombia, precisamente, no existe libertad para el ejercicio del sindicalismo, aunque el Estado neoliberal la reconoce de dientes para afuera. Por tal razón, en su sentencia, el Tribunal condenó al Estado colombiano “por ser responsable de los hechos sistemáticos de violación del principio de libertad sindical, en calidad de autor directo, coautor, cómplice o encubridor de homicidios, lesiones, torturas, privaciones ilegítimas de la libertad, atentados, amenazas, despidos y represalias con motivo del ejercicio de la actividad”. Durante cuatro días, dirigentes y activistas de 81 organizaciones sindicales de todo el país se reunieron para presentar sus denuncias ante el Tribunal, integrado por prestantes magistrados procedentes de Argentina, Cuba, Francia y México.
Como se indica en el preámbulo de la sentencia, el Tribunal Mundial de Libertad Sindical es un órgano de carácter ético “fundado por representantes de la sociedad civil que pretenden denunciar y hacer visible, ante la comunidad nacional e internacional, la sistemática violación en Colombia de una de las libertades fundamentales de la persona humana: la libertad sindical”. Esta instancia “no sustituye a los tribunales formales, sino que coadyuva a que las normas nacionales e internacionales se reconozcan y apliquen”, y en consecuencia posee una indudable legitimidad. Sus sentencias son enviadas a la OIT, la OEA y la ONU.
La organización de las sesiones del Tribunal, instalado en el Capitolio Nacional el martes 22 de mayo y desarrollado en el auditorio de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional entre el miércoles 23 y el viernes 25 de mayo, estuvo a cargo de la Asociación de Abogados Laboralistas de Trabajadores y de la Federación Sindical Mundial, Seccional Colombia. Luego de las exposiciones de los diferentes delegados, el panorama que se deriva es francamente oscuro para el ejercicio de una de las actividades que define y caracteriza una sociedad democrática: la sindical. Algunas de las principales conclusiones las podríamos resumir en los siguientes puntos:
I.- Aunque nominalmente se reconoce el ejercicio del derecho de asociación sindical por el Estado colombiano, en la práctica se vulnera por las restricciones y las persecuciones que los patronos privados y gubernamentales imponen y practican.
El nivel de sindicalización en Colombia ha descendido de manera dramática, pues, de acuerdo con cifras reveladas en la instalación del Tribunal por la senadora Gloria Inés Ramírez, mientras en 1970 el 14% de los trabajadores estaba organizado sindicalmente, en 2012 sólo lo está el 4%, aunque la población en edad de laborar es de 22 millones de personas. En relación con este punto, se dieron a conocer en el Tribunal numerosos casos, entre ellos el de la Universidad Santiago de Cali, USC, donde el Sindicato de Trabajadores de la USC, Sintrausc, fue borrado del mapa a través de la presión sobre los empleados, a quienes se les obligaba a renunciar al mismo so pena de no renovarles sus contratos, en clara violación de las normas legales, constitucionales e internacionales.
La denuncia fue presentada en el certamen por el presidente de Sintrausc, Óscar Alarcón, y respaldada por los delegados del Sindicato de Profesores de la Usaca, Siprusaca, también presentes en el Tribunal. El periódico PARÉNTESIS circuló masivamente en el encuentro con la denuncia sobre este y otros atropellos cometidos por el cuerpo directivo de la Universidad.  La persecución también fue vivida por los empleados del controvertido Grupo Empresarial Saludcoop, quienes, como lo denunció la presidenta de su sindicato, Luz Fanny Zambrano, cuando constituyeron la organización sufrieron el despido “maratónico” de la mayoría de los fundadores.
II.- El régimen laboral colombiano se aplica de manera selectiva en favor del empresariado, lo cual deriva en una connivencia del Estado con los abusos patronales.
Los trabajadores y pensionados de la Gobernación de Antioquia, por ejemplo, denunciaron esta práctica e incluso crearon la Asociación de Víctimas del Derecho Laboral Colombiano y llevaron a cabo un mitin ante las cortes Constitucional y Suprema de Justicia el viernes 25 de mayo en horas de la mañana para denunciar tal situación.
III.- La tercerización (cooperativas, corporaciones, empresas intermediarias, bolsas de empleo, contratos de prestación de servicios, contratos sindicales, etcétera), no sólo pauperiza el empleo sino que constituye el camino expedito de los patronos particulares y estatales para desestimular y evitar la sindicalización.
Una de las denuncias hechas en el Tribunal fue la formulada por la Federación de Trabajadores al Servicio del Estado, Fenaltrase, Seccional Antioquia, cuya presidenta, Martha Pulgarín, reveló cómo a pesar de que está prohibida la contratación por esa vía en los hospitales públicos, el 60% de la nómina corresponde a esa modalidad. En similar sentido se pronunció la Asociación de Empleados y Trabajadores de la ESE Metrosalud, Asmetrosalud, de Medellín, a través de Gloria Patricia Cadavid, quien denunció el grave proceso de tercerización de esta entidad pública.
 
IV.- La utilización de organizaciones sindicales de bolsillo, incluso de centrales obreras como la CGT, se ha generalizado como norma de conducta, principalmente por parte de patronos privados para perseguir y evitar el sindicalismo independiente y clasista.
En desarrollo del Tribunal se revelaron varios casos. Uno de los más graves es el denunciado por Camilo Acero, de la Unión Sindical Obrera, USO, del Meta, según el cual la multinacional Pacific Rubiales Energy creó un sindicato patronal para evitar la presencia de la USO, cuyos integrantes son perseguidos hasta el punto de que luego de las luchas libradas en 2011 fueron despedidos alrededor de cuatro mil obreros y los trabajadores afiliados a este sindicato fueron desterrados de los campos petroleros.
V.- La amenaza permanente contra los directivos sindicales es otra forma de ataque a la libertad gremial que va más allá, busca la determinación de los actos y los comportamientos y deriva en el constreñimiento con la utilización de la justicia laboral.
Es lo que revelaron, por ejemplo, los delegados del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, Sintrafe, quienes, a través de Carlos Julio Hincapié, vicepresidente de la organización, mostraron de manera didáctica y contundente los mecanismos de presión del famoso oligopolio que ha llegado incluso a denunciarlos ante la Fiscalía simplemente por protestar contra el despido de sus compañeros.
VI.-La violencia física y los ataques a los derechos humanos también se erigen como factores que gravitan en el declive de los niveles de sindicalización en Colombia.
Y operan como circunstancias recurrentes en la historia del país, que en las últimas dos décadas, de acuerdo con cifras dadas a conocer en el Tribunal, han dejado el lamentable resultado de cuatro mil activistas y dirigentes sindicales asesinados. Un caso paradigmático por lo doloroso y que conmovió a los más de 250 asistentes al Tribunal fue el testimonio rendido por Carmen Yamusa, dirigente de la Asociación Sindical Nacional de Trabajadores y Servidores Públicos de la Salud, Anthoc, quien perdió a cuatro hermanos, líderes sindicales y sociales, asesinados por paramilitares, además de que estuvo detenida junto a su hermana Nieves y a un sobrino de año y medio de edad, durante 25 meses. Todo, para tratar de romper su voluntad de lucha. Otro caso es el de varios de los trabajadores de la Gobernación de Antioquia, obligados por paramilitares a acogerse a planes de retiro “voluntario”, según denunció en el Tribunal el dirigente sindical Juan Manuel Monsalve.
VII.- Una reflexión final: en la etapa que atraviesa, el movimiento sindical colombiano debe recomponer su camino para enfrentar el aislamiento al que lo somete el capitalismo neoliberal.
Un sistema que reconoce, porque le toca, la vigencia de los derechos sindicales, pero que a través de su legislación y de mecanismos de presión y de violencia que patrocina o tolera los desconoce. Por ello, se impone hoy más que nunca la educación política de los trabajadores, para, como dijera en el Tribunal Omar Augusto López Pemberthy, presidente de la Asociación de Trabajadores de la Caja de Compensación Familiar de Antioquia, Asotracomfama, enseñarles a luchar, no sólo luchar por ellos.
La condena del Tribunal Mundial de Libertad Sindical contra el Estado colombiano por violación al derecho de asociación de los trabajadores constituye un hecho de gran importancia, cuya repercusión dependerá del impulso que le den los sindicatos y la Central Unitaria de Trabajadores, para evitar que se convierta en un canto a la bandera.
(*) Director del periódico PARÉNTESIS, de Cali, Colombia.
Anuncios

Hay una inmensa manipulación con la restitución de tierras

No se ha restituido ni una sola hectárea. Juan Manuel Santos y Juan Camilo Restrepo dicen falacias sobre la restitución.

El Polo pugna porque se le cumpla a las víctimas.

Con la frase “la política de restitución de tierras es una cortina de humo que ni humo echa”, el senador Jorge Enrique Robledo explicó cómo el gobierno de Juan Manuel Santos no ha restituido ni una sola hectárea de tierra a las víctimas de la violencia, pero sí impulsa el libre comercio y la concentración de la tierra. En octubre de 2010, el gobierno anunció un plan de choque para restituir a abril de 2011 por vía administrativa 312 mil hectáreas a 134 mil familias. “No se restituyó ni una sola hectárea”, explicó Robledo.

Y hoy, agregó el congresista del Polo, después de varios meses de vigencia de la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, tampoco se ha restituido ni una sola hectárea de tierra a las víctimas. El gobierno no nombra suficientes jueces agrarios, incumple en los procesos administrativos y judiciales y, como uno de los de los hechos más graves, en la reglamentación de la Ley se desmontó la inversión de la carga de la prueba, con lo que dificulta el proceso mediante una “una reglamentación que no corresponde con la Ley.”

Robledo mostró decenas de frases del presidente Santos donde se dice que el gobierno ha restituido miles de hectáreas a las víctimas y está haciendo una “revolución agraria” nunca antes vista. “Esas son falsedades. Hasta hoy no se ha restituido una sola hectárea de tierra a las víctimas,” concluyó el senador del Polo. Y explicó, Santos presenta como restituciones medidas que no lo son.

Por último el congresista señaló que los congresistas del Polo citarón este debate para que la restitución se dé de verdad y no solo en las frases de las declaraciones oficiales, explicó Robledo.

 

Pronunciamiento del candidato Carlos Gonzáles

A los sectores democráticos del Valle del Cauca 

En la actualidad el Valle del Cauca atraviesa una crisis de gobernabilidad debido a la práctica de una política corrupta por parte de dos sectores que han desangrado al departamento, por un lado la elite tradicional y por otra parte la de políticos enredados con la mafia. A pesar de todas estas dificultades considero que nuestro departamento merece que trabajemos por él., que lo rescatemos de las garras de los corruptos, que restablezcamos el ejercicio de una práctica honesta de la política. Donde profundicemos la democracia y promovamos la justicia social en nuestro departamento. Donde hagamos de un modo diferente la administración pública, donde se garantice de un modo adecuado la salud, la educación, la vivienda, la recreación y el bienestar general para toda la población vallecaucana.

Por eso en este momento que he asumido el reto de ser candidato a la gobernación, lo hago con la convicción de que daré lo mejor de mí para obtener una gran victoria en esta contienda electoral, asumo mi responsabilidad conciente que en este Valle del Cauca hay un gran conjunto de hombres y mujeres, que han entregado su vida a luchar por materializar el ideal de un departamento mejor y que para ello se han conformado en colectividades como organizaciones sociales, movimientos y corrientes políticas de diversa índole.

Siendo conciente de esta diversidad de agrupaciones de diverso matiz ideológico pero que comparten un espíritu democrático, pulcro y honesto, hago un llamado para que estos hombres y mujeres con toda nuestra diversidad y dando una muestra de pluralidad engrosemos un gran bloque político y social que rescate al Valle de esta ingobernabilidad y desesperanza. Que le quite el poder político a la elite tradicional llamada de cacaos y a la elite amiga de la mafia narcotraficante que ha gobernado directamente nuestro departamento en los últimos tiempos. Mi apuesta política y compromiso hace que inevitablemente estas elecciones se polaricen en dos bloques:

1. El de políticos corruptos encarnados en la elite tradicional de cacaos y amigos de la mafia narcotraficante (que hacen campaña por separado pero representan la misma desesperanza) y

2. El de los sectores populares y sociales que luchan por la democracia, el rescate de la honestidad y la pulcritud en la administración pública.

Por esto persuado a las personas que en el momento promueven el voto en blanco y la abstención y que les duele el futuro del Valle del Cauca, que han mostrado honradez y que han encarado con coraje la construcción de un mejor departamento para que acompañen mi apuesta política, que es la que decididamente configura el segundo bloque, el del pueblo, el de la honestidad y la pulcritud, la que evidentemente le hace contrapeso a los corruptos que han hecho que el departamento entre en crisis.

Hoy expreso y hago pública mi intención de trabajar con todos los sectores democráticos, que se han indignado de tener gobernantes corruptos como lo son los cacaos y los amigos del narcotráfico. Por eso los convocó a que se integren a mi campaña y hagamos un trabajo mancomunado que haga de nuestra victoria una gran victoria colectiva. Para beneficio de toda la gente. Quiero ver un Valle del Cauca diferente, donde prime la justicia social y la democracia en beneficio del pueblo. Por eso hagámoslo diferente.

¡Por un Valle diferente con trabajo para el pueblo! ¡Por un Valle diferente con salud para el pueblo! ¡Por un Valle diferente con educación para el pueblo! ¡Por un Valle diferente con vivienda para el pueblo! ¡Por un Valle diferente con recreación y deporte para el pueblo! ¡Por un Valle diferente con alimentación para el pueblo! ¡Por un Valle diferente con respeto a los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales de los vallecaucanos! ¡Por un Valle diferente con bienestar y justicia social para los vallecaucanos! ¡Por un Valle diferente con paz para el pueblo! Para confiar….

Carlos González – Gobernador

Por un Valle diferente

Polo Democrático Alternativo y el gran bloque de vallecaucanos honestos. 

 

SINTRAEMCALI TUVO LA RAZÓN AL OPONERSE A LA CANDIDATURA DEL GOBIERNO COLOMBIANO A LA OIT.

“…nadie tiene derecho a traicionar su patria; nadie tiene derecho a venderse y a trabajar como mercenario del enemigo no solo de nuestro pueblo, sino del enemigo de la humanidad” ¡Son traidores a la patria y traidores a la humanidad! FIDEL CASTRO RUIZ. 

SINTRAEMCALI siendo consecuente en su lucha por la defensa de los derechos humanos, tomó la firme y valiente decisión de acompañar los esfuerzos, realizados por diferentes organizaciones sindicales, sociales y políticas, para denunciar internacionalmente, las graves violaciones de los derechos humanos que se presentan en nuestro país. En este sentido, nuestra organización sindical, en las giras realizadas en los Estados Unidos y Europa, denunció oportunamente, que en Colombia no existen garantías para el ejercicio sindical en condiciones dignas, toda vez que continúan las amenazas y los asesinatos de dirigentes sindicales.

Por estas razones, SINTRAEMCALI de manera vehemente, se opuso férreamente a la pretensión del gobierno nacional de Juan Manuel Santos, de tratar de obtener la dirección de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), a través de la candidatura del Vicepresidente de la República, Angelino Garzón. Nuestra organización sindical señaló sin vacilar, que Garzón no representa a los trabajadores, por el contrario como parte de la unidad nacional, ha contribuido a la división del movimiento sindical y ha pretendido reducir la capacidad de lucha y de resistencia de los sindicatos consecuentes.

Al elegir al britanico Guy Ryder candidato de los trabajadores, como el nuevo director de la OIT, se le dio la razón a SINTRAEMCALI, porque como lo denunciamos, haber elegido al candidato del gobierno colombiano, habría sido una ignominia, toda vez que en nuestro país se continúa violando abiertamente los convenios y tratados internacionales en materia laboral, además se desacatan las recomendaciones proferidas por el Consejo de Administración y el Comité de Libertad Sindical de la OIT, prolongando la injusticia y el sometimiento de los trabajadores colombianos, como quedó demostrado con el caso de los 51 trabajadores despedidos de EMCALI EICE ESP, donde hubo que resistir durante 8 años para poder lograr el reintegro.

El gobierno de la unidad nacional, sufre una nueva derrota, al pretender tener en la dirección de la OIT, a uno de sus esbirros, para hacerle creer al mundo, que en Colombia se han superados las violaciones de los derechos laborales. La delegación de SINTRAEMCALI que participa en la 101ª Conferencia Internacional del Trabajo, en Ginebra Suiza, denunciará lo sucedido en la “operación dragón”, caso 1787 y, continuaremos en la lucha consecuente por la defensa de la clase trabajadora.

JORGE IVÁN VELÉZ CALVO

Presidente

Junta Directiva de SINTRAEMCALI

Calendario electoral para las elecciones del 22 de julio en Florida.

La Registraduría Nacional del Estado Civil publicó ayer el calendario electoral para la elección atípica de alcalde del municipio de Florida, Valle, luego de que la gobernadora (e) del departamento, Adriana Carabalí hiciera la convocatoria a través del Decreto 088 del 25 de Mayo.

De acuerdo con el organismo de identificación, las elecciones para el remplazo del ahora exalcalde Doney Ospina Medina, quien fue elegido por las Autoridades Indígenas de Colombia, Aico, se celebrarán el próximo 22 de julio. Así lo establece el calendario electoral fijado por la Registraduría en su página web, donde aclara que los comicios se celebrarán entre las 8:00 a.m. y las 4:00 p.m. y que los escrutinios municipales iniciarán el mismo domingo 22 de julio y los departamentales, en caso de necesitarse, el martes 24 de julio.

El documento también señala que el lunes festivo 11 de junio vencerá el plazo de inscripción para quienes deseen participar como candidatos en estos comicios, y hasta el martes 19 de junio se podrá modificar la inscripción de los postulados. El viernes 6 de julio se hará la designación de los jurados de votación y se publicarán las listas con los ciudadanos seleccionados. El miércoles 10 de julio vence el plazo para que los partidos y movimientos políticos realicen la modificación de los candidatos por muerte.

La elección atípica en Florida, al igual que las de Gobernación en el Valle del Cauca, es producto de la decisión de la Contraloría General de la República de sancionar fiscalmente al alcalde Donney Ospina y otras 17 personas por su participación en un detrimento patrimonial a la Industria de Licores del Valle del Cauca por $40.767.369.586. Como se recordará, para la época de los hechos, en el 2008, el ahora ex alcalde de Florida Doney Ospina se desempeñaba como el Gerente de la Industria de Licores del Departamento.