Cadena perpetua para los violadores: populismo jurídico y maltrato infantil

Por: José Tovar

Desde la lógica elemental y el análisis de la Exposición de Motivos del Referendo, es posible llegar a una conclusión diferente a la de sus promotores: ya existen las instituciones y las herramientas para castigar a los culpables de maltrato infantil de toda índole. El Estado tiene la obligación de corregir sus propias fallas.

Cambiar un articulito

El artículo 34 de la Constitución dice textualmente: “Se prohíben las penas de destierro, prisión perpetua y confiscación”. Pero el objetivo de la Exposición de Motivos del Referendo (EMR) es proponer que se cambie este artículo para responder a los problemas de maltrato que padecen los niños colombianos.
La Exposición sostiene que el problema se resuelve al aplicar cadena perpetua para los agresores de niños menores de 14 años. Esta tesis parece tener el respaldo de un alto número de colombianos. A continuación haré un análisis de la EMR para mostrar que la propuesta de cadena perpetua deja intacto el problema que se quiere resolver y sugeriré una solución alternativa.

Argumentos a favor

La EMR presenta una larga lista de casos ocurridos entre el 2004 y el 2009 en los que niños menores de 14 años fueron víctimas de diferentes tipos de maltrato.
Por ejemplo, el 2 de mayo de 2007 fue capturado un sacerdote en Icononzo (Tolima) por el delito de violación de un menor de 14 años. El menor venía siendo violado por el sacerdote desde los 13 años: “¿Ya hay condena?; ¿Nadie sabía de los abusos?”.

Los casos que se presentan son tan indignantes como conmovedores. Logran despertar el más profundo rechazo al maltrato infantil de cualquier índole. Es probable que la mayoría de las personas que han leído tales testimonios esté de acuerdo en que se les debe aplicar la mayor condena posible a los transgresores. Y qué mayor condena que la cadena perpetua. Cada uno de los casos que se cita en dicho documento está acompañado por una, dos o más preguntas retóricas, con las que se quiere sugerir la necesidad de modificar el artículo 34 [1].

Dentro de las preguntas que se presentan en cada uno de los casos, la que más aparece es: “¿Ya hay condena?” o, una más completa, “¿Hay capturas y condenas?”. Otras que aparecen con frecuencia son:

• “¿La mamá fue vinculada como cómplice de la violación?”
• “¿La familia no sabía de los maltratos?”
• “¿Nadie se había dado cuenta?”
• “¿Dónde está protegido el niño?”
• “¿Qué secuelas le quedaron a la niña?”
• “¿Por qué se demoró la captura?”
• “¿El Estado reparará a las víctimas?”

Estos interrogantes sintetizan las razones que invoca la EMR para modificar el artículo 34. Su intención es justificar el referendo, pues sugieren que la solución a todas ellas es adoptar la cadena perpetua para los abusadores de niños.

La solución era otra

Sin embargo, es fácil percatarse de que la prisión perpetua, en el mejor de los casos sería insuficiente para resolver estas preguntas.
Analicemos el interrogante que más se menciona en el documento y que mayor preocupación parece producir a sus autores: “¿Hay capturas y condenas?”. Esta pregunta indica que, en la mayoría de los casos, el transgresor no fue capturado ni condenado. Lo cual demuestra que el Estado no tiene las herramientas o la voluntad para capturar a aquellos que abusan de los niños [2]. Endurecer la pena que se aplicará a los capturados no solucionaría esta falta de eficiencia.
Y lo mismo sucede con las demás preguntas arriba enumeradas:

• La pregunta “¿Por qué se demoró la captura?” refleja la carencia de una fuerza policial más eficiente.
• La pregunta “¿La mamá fue vinculada como cómplice de la violación?” refleja una falla en los procesos judiciales requeridos para procesar a los cómplices del agresor.
• “¿La familia no sabía de los maltratos?” “¿Nadie se había dado cuenta?” Éstas muestran la falta de educación ciudadana que motive a los adultos a escuchar a los niños cuando denuncian casos de violación, a denunciar cualquier caso de maltrato intrafamiliar y, en general a ponerles más atención.
• Las preguntas “¿Dónde está protegido el niño?”, “¿Qué secuelas le quedaron a la niña?” muestran una falla en el trabajo que lleva a cabo el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) para proteger a los niños víctimas de maltrato severo.

Soluciones verdaderas

Las anteriores carencias indican que en realidad es necesario:
• Primero, fortalecer a las entidades encargadas de la investigación que conduzca a la captura y condena de los transgresores y sus cómplices.
• Segundo, dada la alta tasa de maltrato infantil, el ICBF debería incluir una Unidad dedicada exclusivamente a proteger al niño víctima de violación o maltrato severo -de cualquier tipo-. En la Unidad o área trabajarían coordinadamente profesionales de distintas disciplinas especializados en maltrato infantil.
• Tercero, motivar un pacto donde la sociedad asuma efectivamente la protección y cuidado de los niños colombianos.

Bastaría con reformas al Código Penal

Parece innecesario buscar mediante referendo el cambio en la Constitución, cuando bastaría con dos enmiendas al Código Penal, para que el transgresor reciba un castigo acorde con el crimen cometido:
• Primera, aplicar la máxima pena a todos los violadores de niños menores de 14 años, esto es, 60 años de cárcel.
• Segunda, no aplicar rebaja de penas a estos transgresores.

La cadena perpetua es inútil

En la mayoría de los casos que presenta la EMR no se indica la edad del agresor. Las únicas edades que aparecen son: 20, 26, 28, 29, 41, 63 y dos mayores de 65 años. A la senadora Gilma Jiménez habría que preguntarle ¿sinceramente piensa usted que es necesario “modificar de manera inmediata el artículo 34 de la Constitución” para aplicar cadena perpetua incluso a personas mayores de sesenta años? Si la respuesta es “no”, entonces ¿por qué se incluyeron estos casos en la EMR?, ¿no es esto populismo jurídico?

Para mostrar la inutilidad de la propuesta que defiende la senadora basta con analizar el caso del violador más joven. Si al hombre de 20 años se le aplica la máxima condena, sin rebaja de pena, saldría de prisión a los 80 años. Según el DANE, la esperanza de vida de los colombianos es 74 años. Por lo tanto, es altamente probable que el joven violador muera en la cárcel. Esta probabilidad se mantiene incluso si el agresor tiene 16 años.

En conclusión:

Modificar el artículo 34 de la Constitución no resolvería en lo más mínimo ninguno de los problemas que hoy enfrentan las víctimas indefensas. Lo que debe hacer el Estado es poner en marcha una locomotora para que las instituciones que ya disponen de las herramientas para castigar a los agresores de niños, efectivamente hagan su trabajo. En fin, se sugieren también algunos ajustes al código penal para que el agresor pague por los crímenes cometidos con la mayor condena que impone hoy la ley, sin derecho al beneficio de la rebaja de penas. Esta sugerencia habría que examinarla a la luz de la “dosificación de la pena”.

Carta Abierta a Juan Manuel Santos sobre el Plan de Acción para la firma del TLC

Señor
Presidente Juan Manuel Santos
Ciudad

Señor Presidente:

Las organizaciones que componen la Red Colombiana de Acción frente al Libre Comercio RECALCA[1], expresamos a usted públicamente que estamos convencidos y tenemos argumentos sobre que el TLC firmado con Estados Unidos no permite avanzar en la consolidación de la economía colombiana, dadas las asimetrías entre los dos países y porque los compromisos jurídicos adquiridos por el Estado limitan la posibilidad de aplicar políticas públicas de desarrollo y bienestar social que realicen, garanticen y protejan los derechos humanos de la población colombiana al priorizar los intereses económicos de las empresas estadounidenses.

El debate sobre este TLC no fue democrático pues no contó con garantías para los críticos ni para las comunidades afectadas. Los opositores fueron estigmatizados por el Presidente Álvaro Uribe Vélez de cuyo gobierno usted formó parte. La Asociación de Cabildos del Norte del Cauca, arroceros, estudiantes universitarios realizaron consultas internas en las que desaprobaron su negociación y firma. Actualmente, para facilitar su ratificación en el congreso de Estados Unidos usted se comprometió con el Presidente Barack Obama a desarrollar un Plan de Acción “para proteger los derechos laborales y sindicales reconocidos a nivel internacional, prevenir la violencia contra dirigentes sindicales, y enjuiciar a los autores de este tipo de violencia.”
A continuación presentamos las razones de nuestro desacuerdo con este Plan de Acción:

1. El plan de acción obedece a intereses empresariales foráneos. Es evidente que este TLC es útil al propósito gobierno de Estados Unidos que “está buscando una ambiciosa agenda comercial que ayude al crecimiento económico estadounidense”; y aumentar la protección de la economía estadounidense, asegurando “que nuestros socios comerciales cumplan con estándares laborales básicos y protejan los derechos laborales”. En decenas de declaraciones, exportadores y empresas estadounidenses han reafirmado que su resultado será aumentar las exportaciones hacia Colombia.

2. El plan de acción es totalmente insuficiente para desmontar la deslaboralización y flexibilización que se ha promovido durante las dos últimas décadas en Colombia. El movimiento sindical colombiano ha denunciado a lo largo de las últimas décadas el progresivo deterioro de los derechos laborales en el país, expresado en leyes como la 50 de 1990 y la 789 de 2002, que facilitaron la tercerización, redujeron los costos laborales, facilitaron el despido de trabajadores y por lo tanto, debilitaron al movimiento sindical. Esta legislación regresiva se articuló con la represión violenta y la violación de los derechos humanos de miles de dirigentes sindicales. Las medidas incluidas en el acuerdo suscrito por usted, no tienen la capacidad de revertir esta tendencia. Tampoco logrará devolver al sindicalismo ni su base social ni el acumulado político de sus dirigentes sacrificados.

3. Las medidas puntuales previstas en el Plan de Acción son indicadores de intenciones, mas no de resultados. Un compromiso serio del gobierno con la clase trabajadora implica cerrar el paso a la subcontratación y el retorno a la vinculación laboral directa de la mano de obra no sólo por parte de las empresas sino también de las entidades públicas, así como restituir los derechos de las trabajadoras y trabajadores que han sido víctimas de la subcontratación. El uso indebido de formas organizativas como las cooperativas de trabajo asociado, empresas de servicios temporales, contratos de prestación de servicios no se logra solamente con el incremento del número de inspectores del trabajo sino con el fortalecimiento de la capacidad productiva colombiana, el desmonte de la legislación que ha permitido esta práctica y la revalorización social, económica y política del aporte de la mano de obra en la construcción del presente y futuro del país y de la importancia de los derechos laborales y sindicales.

4. Los compromisos asumidos por usted, como Presidente de la República, no garantizan la superación de la impunidad de los crímenes cometidos contra los y las dirigentes sindicales ya que es imposible revertir en tan poco tiempo el efecto de la inoperancia del sistema judicial colombiano que durante las últimas décadas ha dado la espalda a la protección a los derechos humanos de quienes se atreven a oponerse a las políticas de Estado y a los intereses de empresas multinacionales.

5. Las medidas del plan de acción excluyen la necesidad de aclarar innumerables violaciones a los derechos humanos que han afectado a los pueblos indígenas y a los afrocolombianos. El desplazamiento forzado de millones de colombianas y colombianos fue declarado por la Corte Constitucional como un “estado de cosas inconstitucional” a través de los autos 005-2009, 004-2009 y 92-2008, en los que ordenó tomar medidas correctivas y preventivas al Gobierno, sin que hasta el momento se hayan cumplido. La Corte Interamericana de Derechos Humanos ha expresado “El prospecto de desaparición de cada uno de los 65 pueblos indígenas colombianos que se han declarado en riesgo como consecuencia de, o basado en parte fundamental en el conflicto armado, la discriminación y la falta de protección implica una serie de violaciones transversales, profundas e históricas de los derechos humanos individuales y colectivos amparados por la Convención Americana sobre Derechos Humanos”.

6. El Plan no replantea aspectos enormemente lesivos para derechos económicos y sociales de la población colombiana como la liberación de las importaciones agrícolas que hacen enormemente vulnerables a los campesinos en medio de una crisis mundial de alimentos y de un inclemente invierno. Tampoco replantea lo definido en materia de propiedad intelectual que beneficia a unas cuantas multinacionales que se han lucrado de la venta de medicamentos en la peor crisis del sistema de salud en Colombia y por ende restringen el acceso al derecho a la salud.

El Plan de Acción firmado por usted llama a engaño pues pareciera que con él se garantizarán los derechos laborales en el país y reemplaza por un acuerdo comercial, el marco constitucional de las obligaciones jurídicas del Estado colombiano tiene de garantía, protección, realización y promoción de los derechos humanos, en los términos establecidos por la Constitución Política. Por lo anterior, le solicitamos abstenerse de continuar el trámite para el perfeccionamiento del TLC firmado con Estados Unidos y en su lugar, cumplir con las obligaciones en materia de derechos humanos a través de políticas que reconozcan la legitimidad de los movimientos sociales y acojan sus propuestas y demandas.

Enrique Daza Gamba
Coordinador Red Colombiana de Acción frente al Libre Comercio, Recalca

Firman:

Acción Campesina Colombiana. Acción Permanente por la Paz. Aprocolat – Tuluá. Asociación Censat Agua Viva. Asociación Colombiana de Ingenieros Agrónomos, ACIA. Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, ACIN. Asociación de Frijoleros del Sumapaz. Asociación Departamental de Usuarios Campesinos de Cundinamarca, ADUC. Asociación Nacional de Mujeres Campesinas indígenas y negras, ANMUCIC. Asociación Nacional por la Salvación Agropecuaria. Asociación Sindical de Profesores Universitarios, ASPU. Asociación Salud al Derecho. Asomujer y Trabajo. AVOCAR. CENOA. Central Unitaria de Trabajadores, CUT. Centro de Estudios del Trabajo, CEDETRABAJO. Centro de Investigación y Educación Popular, CINEP. Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo. Comité de Solidaridad con Venezuela. Comité para la Defensa del Páramo de Santurbán. Confederación de Pensionados de Colombia, CPC. Confederación de Trabajadores de Colombia, CTC. Coordinadora de Mujeres Trabajadoras Andinas, capítulo Colombia, Comuande. Coordinadora Nacional Agraria, CNA. Corambiente. Corporación Cactus. Escuela de Formación Sindical y Política Raúl Eduardo Mahecha. Fundación para la Investigación y la Cultura, FICA. Federación Colombiana de Colegios de Contadores Públicos. Federación Colombiana de Educadores, FECODE. Federación de Mujeres Campesinas de Nariño, FEMUCAN. Federación Nacional de Profesores Universitarios. Fensuagro, INDEPAZ, Instituto Latinoamericano por una sociedad y un derecho alternativos, ILSA. Liga de Usuarios de Servicios Públicos Domiciliarios. Marcha Mundial de Mujeres –Colombia. Mesa de Unidad Agraria. Mesa de Incidencia Política de Mujeres Rurales. MENCOLDES. Organización Colombiana de Estudiantes, OCE. Organización Nacional Indígena de Colombia, ONIC. Periódico Desde Abajo. Planeta Paz. Red de Veedurías Ciudadanas. Red Internacional de Género y Comercio, punto Focal Colombia. Red Colombiana frente a la Gran Minería Trasnacional. Revista Lanzas y Letras, Sindicato de Trabajadores del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, SINTRABIENESTAR. Sindicato Nacional de Corteros, SINALCORTEROS. Tejido de Comunicación de la ACIN. Unidad Cafetera. Unión Nacional de Usuarios y Defensores de Servicios Públicos Domiciliarios. Coordinación de Movimientos y Organizaciones Sociales, Comosocol.

La Bruja: En Palmira no son necesarias

Por: John Jairo Tenorio desde La recta

** El Canal Caracol estrena hoy -a las 8 de la noche- la telenovela La Bruja, inspirada en el libro de Germán Castro Caicedo. La Bruja es un relato en el que la mafia, el poder y la política se entrelazan y sobreviven acudiendo, incluso, al más allá. En la práctica se habla mucho de la influencia de la brujería en el poder político. Hay quienes aseguran -por ejemplo.- que al presidente estadounidense John Kennedy una bruja le anticipó que no viajara a Dallas donde finalmente fue asesinado, en 1963. Y en Venezuela aún se rumora que el presidente Hugo Chávez se mantiene en el poder gracias a los hechizos de algunas amigas.

En Colombia no podemos olvidar a la bruja Regina 11 que logró llegar al Senado. También recordamos los hechizos de la “monita retrechera”, en el Proceso 8000. Y las asesorías del brujo Armando Marti a los fiscales Luis Camilo Osorio y Mario Iguarán. En Palmira no es necesario a acudir a las brujas para saber que mañana, en una rueda de prensa, William Rodríguez que antes pertenecía al PIN y ahora al Movimiento de Inclusión y Oportunidades, MIO, le contará a los periodistas lo que él hace rato venía pensando.

Confieso que quería pegarme la caminada hasta Casa Estrella para asistir a esa convocatoria. Había presupuestado ir a escuchar al doctor Rodríguez pero supe que en realidad lo que va a decir el candidato a los periodistas es que a partir de esta misma semana saldrá a caminar las calles de la ciudad para que la gente le diga: “Eyyy, vea doctor Rodríguez: ¿Y usted por qué no se lanza como candidato a la Alcaldía? Mire que el municipio lo no necesita”.

Pero lo que quizá no espera el doctor William Rodríguez es que en ese recorrido salga alguien a decirle: “Vea doctor y usted no dijo hace un mes en la Pollera Colorá que apoyaba la candidatura del doctor José Ritter López? Bueno, hay quienes no se ponen colará..dos cuando cambian de opinión de semejante manera. Y más aún cuando se salen de la ropa motivados por el devenir político en otros escenarios del poder. Pareciera que en la política todo es cambiante, igual que en el idioma. Por ejemplo: Hoy se escribe con “H” y mañana con “M”.

** Hoy lunes, a las 9 de la mañana nació en Colombia el colombiano número 46 millones. Expertos en nacimientos y desarrollo señalan que los cálculos son posibles gracias a la interacción de tres variables: natalidad, mortalidad y migración. Es decir, los que nacen, los que mueren y los que salen expulsados de su tierra de origen. Ahora, somos 46 millones de seres humanos. 24 millones de mujeres y 22 de hombres. Y aunque nacen más niños que niñas, ellos se mueren más entre los cero y los 5 años por enfermedades respiratorias y diarrea aguda. Ellas, en cambio, resisten más esas afecciones. De los 14 a los 26 a los hombres ya no los golpea las enfermedades del pulmón sino la “plomonía”, pues mueren víctimas de la violencia especialmente con armas de fuego.

Y, finalmente, en la curva de los 30 años, ellas se convierten en mayoría. Y todo porque están menos expuestas a los riesgos. Para reflexionar: Somos 46 millones de personas… 35 millones en las ciudades y sólo 11 en el campo. 46 millones de habitantes y un puñado de violentos. Somos 46 millones y el 90% en la pobreza. 46 millones de colombianos y sólo 54.000 personas en 174 cárceles del país. Bueno, hay muchos en libertad que deberían formar parte de esa población. ¿No les parece?

NOS PILLAMOS DESDE LA RECTA!!!

¡¡ Ya pasamos de 15.000 visitas a nuestro blog alternativo de comunicación !!

Por: Rubén Darío Sánchez Alvis

La revista virtual Mire…Lea, medio alternativo de comunicación que también se edita físicamente, paso éste Domingo 29 de Mayo de las 15.000 visitas de nuestros lectores, en sólo 9 meses de gestación de éste proyecto digital que acaba de nacer y pretende consolidarse como un instrumento catalizador del más ambicioso plan de construcción de la red de información alternativa más grande y efectiva de Colombia, lo cual lo podemos constatar con el sinnúmero de visitas recibidas de todos los rincones del país y de residentes en el extranjero.

El futuro que nos depara es mucho más halagador, si tenemos en cuenta que más de 5.500 de nuestros visitantes lo hicieron durante el mes de Mayo, que aún no termina y el número de contribuciones y comentarios a nuestros artículos es mucho más fluido y calificado, lo cual nos garantiza que continuaremos en permanente crecimiento con el concurso y apoyo de todos aquellos que confían en que La otra opinión, solo puede alcanzar connotaciones importantes en un medio verdaderamente alterno y sin las mordazas que se imponen a los medios masivos de comunicación.

Gracias a todos aquellos que confían en nosotros y que con todo tipo de aportes contribuyen al fortalecimiento de éste medio de difusión que registra la realidad nacional a través de las noticias, denuncias, investigaciones y artículos de opinión, realizados con un riguroso análisis sobre el acontecer político, administrativo, judicial y legislativo en el plano local, regional, nacional y del acontecer internacional. Su permanente e irrestricto apoyo, nos anima cada día a continuar adelante en la búsqueda de los objetivos propuestos.

Hermanos gemelos… con un mes de diferencia

En su carné de identidad no figurará la misma fecha de nacimiento. Y, aunque no lo creamos, los hermanos Gregorio y Leonardo, concebidos en la misma gestación, son gemelos.…

Ésta es una historia de preocupación, sudor y esperanza. Dos bebés gestados en el mismo embarazo han nacido con un mes de diferencia entre ellos, en partos ambos prematuros. En el Hospital Mangiagalli de Milán, Nadia Rizzi ha debido de pasar lo indecible: parir dos veces en el espacio de un mes, y temiendo por la vida de sus pequeños.

Gregorio, el primero en nacer, sólo esperó a la semana 24 de gestación (apenas en el quinto mes). Tenía sólo 650 gramos de peso e inmediatamente fue atendido en cuidados intensivos, pasando las primeras diez semanas de su vida en incubadora. Justo un mes después, el 18 de abril, quiso nacer su hermano Leonardo, con un peso bastante mejor (1,5 kg).

Los gemelos comparten el útero en un mismo embarazo, ya que usualmente, aunque no necesariamente, son concebidos a la vez y nacen casi al mismo tiempo. Pueden darse horas, a veces un par de días entre los partos. Pocas veces se ha visto que la distancia entre el primero y el segundo, en un parto doble, fuese de treinta días, y ¡exactos!

¿Dónde están las mamás más felices?

Desde el principio fue un embarazo complicado. Habitualmente en estos casos, la prioridad es salvar al menos al bebé más fuerte. En este proceso, los pequeños han aguantado muy bien incluso siendo tan adelantados. Además de la enorme casualidad, ha supuesto un reto médico, puesto que los asistentes al primer parto tenían que cortar el cordón umbilical del pequeño y permitir que continuara la gestación para el segundo. Hubo que administrar a la madre medicamentos que bloquearan las contracciones, así como antibióticos, para asegurarse de que el bebé podría seguir creciendo y alimentándose sin problemas.

Los embarazos múltiples resultado de las técnicas de reproducción asistida son cada vez más frecuentes, y tienden a tener partos prematuros. ¿Cómo habrá sido para Leonardo quedarse solo después de haber crecido en compañía de su hermano durante 24 semanas? Ahora, aunque en el hospital, están felizmente sanos.