La violencia disfrazada de seguridad

Por: Tejido de Comunicación y de relaciones externas para la verdad y la vida, ACIN

“Primero llegaron dos helicópteros, después aterrizaron dos  mas, descargaron  ejército y se fueron. Pero se escuchó que desde el helicóptero lanzaron  dos bombas  allá abajo  en Santa Rosa, un lugar cercano de aquí. Era por la mañana cuando empezaron los combates y a la hora del almuerzo todavía continuaban. Tres comuneros estaban sentados afuera de su casa almorzando. El ejército se acercó  disparando,  los tres jóvenes salieron corriendo  y se metieron  a la cocina, cerraron  la puerta, pero detrás llegaron unos soldados y dispararon a la puerta de la cocina. Uno de los soldados  pateó la puerta y dijo: ¡marica la cagamos! Allí habían quedado los dos hermanitos juntos, muertos”.

Amparo y Silvio Chaguendo eran dos hermanos indígenas,  habitantes del resguardo de Tacueyo. En mayo de 2008 decidieron viajar a la vereda “La Cominera” en busca de trabajo. Pero desafortunadamente fue también en este sitio donde la guerra les cegó su vida.

“La comunidad en un momentico se reunió y pidió refuerzo a la guardia indígena. Esperamos que llegara más gente de las otras veredas y acordonamos el lugar. Los soldados negaron que habían matado a los jóvenes pero nosotros les gritamos en la cara que los habíamos visto”.

Este es apenas uno de los testimonios de los tantos hecho que sucede en un pequeño lugar de Colombia, en el norte del cauca. Sucedió en la vereda “La  Cominera”, ubicada en el  municipio de Corinto, donde a sus habitantes  los rodea el dolor, el miedo, la zozobra y ese sabor amargo que deja la guerra. Aunque ya son dos años de esta trágica muerte, la comunidad aún no se repone del daño causado. Se sienten impotentes frente a lo que les ha tocado vivir, pero  también sienten que si se dejan llevar por el odio, sería otra excusa para que los asesinos acaben con la gente.

No es fácil para una comunidad ver cómo su población se ha convertido en carne de cañón. Ni  escuchar el desahogo  de un padre de familia que ha buscado a su hijo por más de ocho años. Pero es más desconsolador  aún, saber que a él  le tocó resignarse en la búsqueda de su ser querido, porque le  llegó el aviso  que  a su hijo lo habían matado y arrojado al  río cauca. El padre no se explica los motivos que utilizaron los asesinos para acabar con la vida de su hijo  “yo sólo le enseñé a trabajar la tierra. Mi hijo era mi compañía, donde yo pisaba él iba. Una vez salió al pueblo, pero nunca más regreso”. Fueron las palabras que con dolor expresó.

“La Cominera”  es habitada por comunidades indígenas, mestizas y campesinas. También es una región habitada por  la guerrilla que  frecuentemente se disputa la zona con  el ejército. El argumento de la guerrilla sobre su permanencia en el territorio es que cuidan al pueblo del ejército. La excusa del ejército es que se quedan en el  lugar para combatir a la guerrilla y al narcotráfico. Pero ninguno hace lo que dice. Ambos matan el pueblo que dicen proteger.

Para llegar a esta comunidad se necesita avanzar 18 kilómetros desde el casco urbano de Corinto. A su paso se puede divisar las grandes extensiones de caña que cubren la parte plana del municipio. Asimismo, los millones de litros de agua que humedecen permanentemente los monocultivos. También a lo lejos se observa humear a las industrias asentadas en  la zona. La carretera  intermunicipal es custodiada por  varios retenes de la fuerza pública.

Los combates cada vez se intensifican en la zona. Desafortunadamente se han convertido en algo cotidiano para los habitantes de la región. Cuando no son los combates que matan al pueblo, asesinan y desparecen  sistemáticamente a comuneros inocentes o siembran el terror a través de panfletos amenazantes. Cada  desaparecido, cada muerte y cada herido son presentados por los medios como si fueran hechos aislados. Así es como lo hace ver la estrategia de guerra que ronda todo el territorio colombiano. La guerra ha servido como excusa para cometer más  muertes y es el medio para despojar  de sus  territorios, de su cultura y de su forma de vida a muchas comunidades.

De esta manera es que el 4 % de los propietarios en Colombia controlan el 61 % de la tierra. Ahora, el nuevo gobierno de Colombia dice que va a devolver las tierras que les fueron robadas a los legítimos dueños. Nos preguntamos si esto será cierto.  ¿Será que se les va a devolver las tierras a las miles de familias campesinas, indígenas, afro descendientes que desplazaron para entregárselas  a las multinacionales en nombre de la llamada “confianza inversionista”? O será más bien, que una vez más se destinarán recursos estatales para comprar y silenciar a unos pocos mientras se deja en el abandono a la mayoría  que huyó de sus territorios para proteger sus vidas.

Esa es nuestra triste realidad. La codicia disfrazada de inversión, la violencia disfrazada de seguridad. El terror sometiendo a la población y queriendo opacar las voces que en medio de la adversidad quieren mostrar la dignidad de los oprimidos. Pero en medio de la agresión la esperanza encuentra espacios para surgir. Las mujeres nos dan ejemplo luchando contra la guerra y convocando al país para detener la militarización. Ese es el ejemplo que debemos continuar. Sabemos que detrás de la barbarie y la crueldad se encuentra el clamor de la vida que florece.

Anuncios

Robledo rechaza reelección de alcaldes y que se elimine la circunscripción nacional

El senador Jorge Enrique Robledo denunció que el santismo pretende eliminar la circunscripción nacional, un proyecto antidemocrático que apunta a barrer con la representación del Polo en el Senado. El nuevo acto legislativo anularía el poder del voto de opinión y fortalecería aún más el voto clientelista, ya hoy prevaleciente, pues abarataría los precios de adquisición de los sufragios.
El senador del Polo Democrático Alternativo rechazó por politiquera la reelección de alcaldes y gobernadores, también propuesta por el santismo, porque apuntalaría en las regiones la manguala a la que se disfraza con el rótulo de “unidad nacional”. Como quedó al desnudo con la reelección de Álvaro Uribe, el poder burocrático y de contratación les serviría de instrumento a los alcaldes y gobernadores para ganar las elecciones.

Sergio Barrientos logró su segunda norma de Gran Maestro

Sergio Barrientos

En una magnífica actuación, el Maestro Internacional antioqueño Sergio Barrientos que pertenece al registro de la Liga del Valle, con 7.5 puntos obtuvo en el Magistral De Sants de Barcelona España, su segunda norma de Gran Maestro al vencer en la novena partida al Gran Maestro Friso Nijboer de Holanda en la penúltima ronda, pese a que en la decima y última ronda perdió con el polaco Tomasz Markowski. La Norma de GM la consiguió en las primeras 9 partidas con un Rp de 2648 contra un Ra=2381(promedio de Elo de sus contendientes con un ajuste a 2200).

Su primera norma de GM de 9 partidas, la había obtenido también en España hace 6 años en el mismo torneo, lo que sigue afirmando que conseguir normas en América es muy difícil, ya que sus torneos ITT para normas GM son muy escasos y cuando los hay el numero de GM es poco, o hay una gran cantidad de jugadores del mismo país y pocos extranjeros, además de que dejan participar jugadores con poco ELO o aún sin ELO, lo que daña la posibilidad de conseguir Ra adecuados(deben estar por encima de 2380) y los Rp por encima de 2600 se convierten en imposibles de alcanzar.

Para lograr el titulo de GM se requieren las siguientes condiciones:

1º Lograr en cualquier listado de la FIDE un rating mínimo de 2500

2ª Lograr en 2 Normas o tres, un total mínimo de 27 partidas (las normas de la olimpiada o de los continentales o de los Sub 20 regionales, corresponden a 20 partidas)

Maxim Rodshtein Gran Campeón                     Fernando Peralta Subcampeón

El Gran Maestro Israelita Maxim Rodshtein, nacido en Leningrado Rusia en 1989, se alzo con el título del magistral de Sants al hacer 8.5 de 10 con una bolsa de 2.500 Euros, mientras que el segundo lugar le correspondió al Argentino Fernando Peralta, quien se llevo una bolsa menor de los 1500 euros, ya que compartió el puesto con 3 jugadores más.

Alder Escobar empató y Cristhian Ríos perdió

EL MI risaraldense Alder Escobar, que también pertenece a la Liga del Valle, con 7 puntos hizo tablas en la penúltima partida y no logró la norma de GM, mientras que el Juvenil Maestro Fide, el tulueño Cristian Ríos con 6.5 puntos perdió la posibilidad de su primera norma de MI al perder su partida de la 9ª ronda; ya que su titulo de MI por ganar el Panamericano Sub 20 se perdió al no lograrse la asistencia de mínimo la tercera parte de los países de la región.

Será un derecho que deberá pelear Fecodaz, la CCA y todos los países tercermundistas para que en los torneos Sub 20 regionales no se obligue a la asistencia mínima de la tercera parte de los países, será un compromiso y una tarea que tienen todos los delegados a Kanthy Mantisk con los Sub 20 de América, África y Asia, la congelada y el paseo se justifica si logran recuperar esa reivindicación de los Sub 20.

Todo el equipo que va a la Olimpiada en Rusia jugo el torneo en Barcelona y todos a excepción de David Arenas mejoraron su rating FIDE.

Un balance desastroso

Por: Libardo Gómez Sánchez

Termina al fin la horrible noche del Uribismo, un negro período en la historia nacional cuyo balance aún está por cerrarse pero sin duda dará un saldo en rojo cuando se termine de ajustar. Por supuesto que es necesario aclarar que se trata de realizar el cotejo del resultado para la inmensa mayoría de los colombianos, pues el de la familia presidencial y sus amigos no tiene pierde.

En materia de empleo los resultados son un completo desastre, culmina sus ocho años de gobierno con un desempleo del 11.6% cifra que por supuesto no incluye el trabajo informal pésimamente remunerado y sin seguridad social alguna. La infraestructura vial en manos de un ministro incapaz no concretó ni siquiera los grandes proyectos viales que con bombos y platillos anunciaron en repetidas ocasiones por los medios y a las volandas, incluso a pesar de las advertencias de algunos altos funcionarios de las inconveniencias, terminaron adjudicando obras que debieron construirse hace rato.

La educación redujo su presupuesto en comparación a la población a atender, la que se hacinó en las aulas y las garantías a los docentes para cumplir su función pedagógica se arrugaron, aún más, con el consecuente deterioro en la calidad que ubica nuestro nivel educativo en uno de los más bajos del mundo. La salud enriquece a las EPS pero es un seguro camino a la muerte y una precaria condición de vida que atiende la generalidad de las dolencias y patologías con una fórmula universal de acetaminofén e ibuprofeno.

El agro y la industria nacional completaron un ciclo en el proceso de liquidación que iniciaron con la apertura económica y que los tiene en estado agónico pero que sobreviven gracias a la tenacidad y sacrificio de nuestros productores y empresarios. Los índices de pobreza sobrepasan todos los estimativos, las calles albergan millares de colombianos que viven en la indigencia y al mismo tiempo como nunca antes unos pocos lograron amasar unas fortunas inimaginables especialmente los cacaos nacionales y los accionistas de las multinacionales que se apropiaron de los recursos naturales, del mercado interno y el trabajo de los colombianos a través de la receta de confianza inversionista.

Las relaciones internacionales no han tenido peor situación que la actual, existe una gran desconfianza por parte de los países vecinos ante el desprecio por el empleo de las vías diplomáticas, luego de la incursión en territorio Ecuatoriano y la autorización inconstitucional para permitir el asentamiento de bases militares norteamericanas nación que nunca le aprobó el TLC a pesar de sus continuos y vergonzosos ruegos.

Los casos de violación de derechos humanos y de la utilización de los recursos del Estado para intimidar y acallar a quienes se atrevieron a disentir de las ejecutorias del gobierno no tienen parangón en la historia del país y remata con una atroz práctica nunca antes vista: el sacrificio de jóvenes de los barrios marginales y campos engañados para presentarse como éxitos en la lucha contra la subversión.

Para rematar la principal promesa de Uribe de liquidar a la guerrilla y garantizar plena seguridad quedó muy lejos de cumplirse, éstos, paramilitares y bandas de delincuentes pululan a lo largo y ancho de la geografía nacional y en el colmo de los colmos es el único expresidente que ha tenido que salir a vivir en una guarnición militar para que le puedan garantizar su seguridad y la de su familia.

Se posesionó el nuevo gobierno, por lo anunciado y lo hecho hasta ahora es claro que no habrá cambios en las políticas que han conducido a la nación a la postración en la que se encuentra, tal vez operará únicamente un cambio de estilo, la oposición deberá mantener el suyo, debate civilizado, lucha democrática y resistencia civil.