Seguimos votando mal 

ImagenPor Oscar Ortiz / Corporación Vida 

Si vendes algo, es porque debes entregar algo; eso es el mercado. Igual sucede con tu voto cuando lo pones en una canasta como si fuera mercancía, olvidando que para tí, para tu familia y para la sociedad representa la conciencia, el futuro y la esperanza. En cambio, para quien lo compra representa una inversión y espera una altísima rentabilidad.

Entonces, si vendes tu voto quedas en “deuda” con quien te lo compra. Y esa deuda se paga con silencio, pasividad, permisividad; renunciando a la capacidad y el derecho de ejercer control y exigir el manejo transparente de los recursos públicos, que son TUS recursos.

Por el contrario, si votas a conciencia, quien eliges queda en “deuda” contigo, con tu familia, con la sociedad. Es el elegido quien está obligado a entregarte en forma abierta y transparente cuentas de la gestión de los recursos (tangibles e intangibles) que le has confiado; puedes hacer valer tus derechos y exigir excelencia en la administración. Si no hay excelencia, puedes impulsar el cambio del administrador sin más razones y presiones que la razón.

Pues bien, las diferentes versiones recogidas sobre particulares hechos sucedidos en las pasadas elecciones, permiten aventurar que éstas continúan siendo permeadas por personas incapaces de presentar propuestas viables, coherentes y acordes a las realidades pasadas, presentes y futuras de Florida, que interpreten el sentir de la población o que al menos se aproximen a ello.

Que la “pacha mama”, muy a su pesar, sigue pariendo hijos que a la postre tejen telarañas de corrupción tan sofisticadas y de apariencia indestructibles, enredando en ellas a incautos, débiles y a quienes están dispuestos a vender su conciencia y a la sociedad por cualquier dádiva, ya sea en especie o en dinero efectivo. Telarañas, redes respaldadas por un “statu quo” que hace todo lo posible y hasta lo impensable para protegerlas a pesar de haber trasgredido hace rato los límites de la ley penal.

Y a eso le continúan jugando quienes venden su voto, quienes renuncian al voto crítico. Entonces, cómo exigir un mejor presente y futuro de nuestro municipio?.

Pareciera que la corrupción, el clientelismo y otras enfermedades de la democracia han ganado el pulso, pero no necesariamente es así. En medio de la pobre votación alcanzada el 9 de marzo en el municipio, un importante grupo de ciudadanos votamos a conciencia, ojalá lo haya hecho la mayoría. Deseamos que ese importante grupo siga creciendo, por el presente y futuro de nuestro municipio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s