Según WOLA la paz exige una gobernanza. ¿Colombia está listo?

El informe de WOLA concluye que apoyado por Estados Unidos el esfuerzo para gobernar territorios abandonados se tambalea.

wola-cuestiona-abandono-del-plan-consolidacion

El Gobierno de Colombia está negociando la paz con el grupo guerrillero del país más grande y antiguo, las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia).

Si las conversaciones tienen éxito, Colombia se enfrenta a una gran pregunta: ¿qué va a ser diferente en los vastos territorios donde la guerrilla ha estado en control, no operan libremente, por décadas?. En estas zonas, la violencia, el narcotráfico y señores de la guerra han sido la norma, y la presencia del Estado ha sido prácticamente inexistente. Si el gobierno no se establezcan en estas selvas, montañas, llanuras, costas y zonas fronterizas, salida negociada de las FARC hará poca diferencia, la ilegalidad y la violencia seguirán llenando el vacío. Colombia debe seguir una negociación exitosa en zonas sin gobierno del país y no sólo los ocupantes militares: un estado real, civil cuyos miembros prestan servicios básicos, operan con total impunidad, por lo que cuentan con el apoyo de la población. ¿Será Colombia capaz de llenar el vacío y poner fin al ciclo de violencia?

Como nuevo reporte de WOLA Consolidación “consolidación” describe, el expediente del Plan Nacional de Consolidación Territorial, un programa de cinco años de edad, con ese mismo objetivo, debería preocuparnos que tal vez no. Con el respaldo de al menos la mitad de mil millones de dólares EE.UU. en ayuda, este ambicioso programa busca acercar el gobierno en varias zonas del país con las historias de los grupos armados ilegales, la violencia, el narcotráfico y la apatridia. (A menudo se llama “La Macarena” del programa, después de la zona sur de Colombia, donde el proyecto piloto más avanzada ha tenido lugar.) Hoy en día, mientras que la “consolidación” ha traído mejoras en la seguridad y más soldados y policías para algunos territorios, el gobierno vacío está lejos de ser llenado. En las zonas de consolidación, los grupos armados siguen siendo muy activos, sobre todo fuera de los centros urbanos.

Los soldados son, con mucho, los representantes de los gobiernos más comúnmente visto, y las partes civiles del gobierno-como los servicios de salud, educación, agricultura, carreteras, tierras constructores-titlers-, los jueces y los fiscales-se están quedando muy atrás. En la consolidación de “Consolidación”, buscó WOLA para identificar las razones por las cuales el programa de Consolidación de militares a civiles transferencia se ha detenido. El Asociado Senior de Seguridad Regional de Política Isacson Adán encontró que mientras que los EE.UU. y los gobiernos colombianos han subestimado la dificultad de lograr la seguridad y el costo de “construcción del Estado”, gran parte de la culpa es de los propios organismos gubernamentales civiles, la mayoría de los cuales han sido muy reacios a establecer una presencia en las zonas de consolidación.

Pero encontramos algo aún más grave: el modelo de consolidación entero está perdiendo fuerza rápidamente y puede haber comenzado a deteriorarse. Basado en docenas de entrevistas y una lectura muy cercanos de la evidencia disponible, consolidación de “consolidación” retrata a un programa carente de interés y el respaldo a los altos niveles de gobierno. Lo que antes era un programa de la Muestra se estancó durante un año y medio de duración “repensar”, seguido de varios meses de luchas internas que culminó con la salida repentina del director del programa. Mientras tanto, en lugares como Afganistán, los Estados Unidos se está apartando de misiones similares, al que llama “operaciones de estabilidad”, que buscaba suministrar servicios básicos a los ciudadanos de las zonas sin gobierno. En cambio, las fuerzas estadounidenses están confiando más en las operaciones de las fuerzas especiales y ataques con aviones no tripulados.

Los programas continúan en las zonas de consolidación en Colombia, gracias en gran parte a EE.UU. $ 227 millones en contratos de USAID adjudicados desde 2010. Pero la consolidación, que una vez prometió traer un gobierno que funcione a zonas que nunca han tenido uno, puede estar en camino de convertirse en una política programa impulsando folleto adjunto a una ocupación militar abierta. Si se desvanece Consolidación de distancia, advierte el informe, no está claro lo que va a reemplazar en territorios olvidados de Colombia. En Colombia se enfrenta a la posibilidad de la paz en las zonas de control de la guerrilla histórico, es fundamental que el plan de estar en su lugar para evitar un resurgimiento de la violencia.

Si las conversaciones de paz tienen éxito, por un breve período Colombia tendrá una ventana de oportunidad para que el gobierno brinde a las áreas que siempre han generado violencia, la oportunidad de traer a sus ciudadanos a la vida cívica y económica nacional por primera vez. El Plan Nacional de Consolidación Territorial podría ofrecer una manera de hacerlo, pero sólo si se vuelve a su visión inicial de una entrada gradual y coordinada del gobierno civil. Para que éste esquema pueda tener éxito, se requiere de la voluntad política al más alto nivel para garantizar que los civiles puedan hacerse cargo tan pronto como las condiciones de seguridad lo permitan. Y requerirá un renovado, pero mucho más cívico-centrado compromiso por parte de los Estados Unidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s