Qué es ser revolucionario en Cuba hoy

 

Por Raúl Antonio Capote

“La Revolución es un niño que persigue a una mariposa, no importa si la atrapa… en el intento se yergue el humano y apunta al infinito“ (J.C. Mariategui)

374065_485738501460863_1587325802_n1

¿Cómo será esa sociedad futura con la que sueñan los revolucionarios de todos los tiempos profesor? Preguntaba un estudiante de Pre Universitario.

El debate pintaba álgido, como es común en los encuentros con muchachos de esa edad en Cuba. Ese día había comenzado el conversatorio con el tema del libro Enemigo, “La guerra de la CIA contra la juventud Cubana” y poco a poco tomó otros senderos. Los muchachos preguntaban a ráfagas, inquietos, sin cortapisas, el auditorio vibraba. El estudiante de la pregunta esperaba respuesta y una decenas de manos se alzaban, la interrogante me daba la oportunidad de soñar en vivo, eso les dije, vamos a soñar en vivo, vamos a visualizar ese mundo futuro sin explotadores ni explotados, una sociedad donde el hombre establezca relaciones basadas en el amor con sus semejantes y con el medio, con la naturaleza, donde la principal ocupación del ser humano como dijo Carlos Marx- sea la vida y no la producción de los medios de vida, una sociedad verdaderamente libre, desenajenada, donde el hombre esté libre de la pobreza material y espiritual. Donde la vida sea una aventura llena de dicha y esperanza.

Los muchachos escuchaban en silencio, una chica alzó de pronto su brazo, no esperó que le dieran la palabra y preguntó: Profe si esa sociedad es tan hermosa ¿Por qué no la construimos y ya, por qué no la hacemos, por qué hay gente que se opone a ella? Y una decena de por qué lanzados al hilo, apasionadamente, sin pausa. Sus ojos brillaban, su pecho latía acelerado, podía sentir la tensión. ¿Por qué hay pobres que se oponen a la revolución? ¿Por qué hay pobres que votan contra Chávez en Venezuela? ¿Por qué hay personas en Cuba que añoran el capitalismo?

No es nada fácil, dije, debemos dar batalla en el alma de los hombres, la dominación vive en el alma y es allí donde se necesita una verdadera revolución, una sanación que cure al ser humano de lastres bien pesados, de esos mecanismos sembrados en el subconsciente durante siglos. Es imprescindible comprender el alma de los hombres porque es allí donde se gana la batalla por la construcción de esa sociedad futura, olvidar eso ha costado caro, el hombre no es un simple componente de una clase social, no es un tornillo, no es una arandela. Hay que conocer las necesidades de la condición humana, no basta con satisfacer las necesidades materiales, no basta con eso, el hombre trascendió la condición de animal y se hizo lo que es hoy.

La única forma en que podemos lograr que establezca nuevas relaciones que no se basen en el egoísmo, que sobrepasen la mera satisfacción personal por encima de la colectividad, no puede ser el binomio sumisión-poder, es respetando esa individualidad, es mediante el amor. Todos los grandes revolucionarios de la historia han predicado el amor, el amor ha estado en el centro de sus luchas desde Cristo hasta el Ché. Fidel hizo del amor el centro de su acción revolucionaria, el internacionalismo, esos hombres y mujeres capaces de dejar atrás familia, comodidades, vida privada, para ir a selvas, desiertos, montañas y pantanos insalubres, en cualquier lugar del mundo, a socorrer, a salvar, a sanar, a enseñar, a entregar la vida por la libertad de otros hombres, sin mediar otra cosa que la solidaridad, que la satisfacción de servir a los demás eso solo se puede hacer desde una práctica revolucionaria basada en el amor.

José Martí en el prólogo Cuentos de hoy y mañana de Rafael Castro Palomino, escribió ¿Quién no ha sentido, una vez al menos en la vida, el beso del Apóstol en la frente y en la mano la espada de batalla? ¿Quién no se ha levantado impetuoso, y retrocedido con desmayo, de ver cuanta barrera cierra el paso a los que sin más caudal que una estrella en la frente y un himno en los labios, quieren lanzarse a encender el amor y a pregonar la redención por toda la tierra? Lanzarse a encender el amor, de eso se trata, lanzarse con la estrella en la frente y el himno de la redención en los labios a liberar al hombre de sus ataduras, de su prisión, librarlo de las cadenas.

El revolucionario verdadero está guiado por grandes sentimientos de amor les cité al Ché. Pero ella volvía a la carga con sus por qué, ahora con el apoyo de un gran círculo que la rodeaba y apoyaba sus preguntas: Si, es verdad, pero no entiendo por qué la gente, como le ponía el ejemplo, vota en contra de medidas que le benefician, vota en contra de gobiernos que les representan y que hacen tantas cosas buenas, basadas en esa prédica de amor que usted bien señala. El coro que le rodea más que pedir exige respuesta, trato de darla de manera que se me entienda y que toque los corazones de los estudiantes.

Por el engaño se nos ha dominado más que por la fuerza, y por el vicio se nos ha degradado más bien que por la superstición. La esclavitud es hija de las tinieblas, pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción Eso dijo un gran hombre, un gran Latinoamericano Simón Bolívar. Sobre el ser humano pesan siglos de engaño, engaño que con la llegada de los medios masivos de comunicación y las nuevas tecnologías de la información y de las comunicaciones ha tomado caracteres verdaderamente apabullantes. En un mundo de cultura intencionalmente banalizada, donde son demonizadas hasta la insensatez, revoluciones como la cubana, proyectos como el venezolano, figuras como las de Fidel y Chávez, donde Lenin y la Revolución Bolchevique que lideró, son sepultados bajo montañas de lodo, donde se vende la imagen de un modelo de capitalismo, el de los EEUU, como ideal de sociedad humano.

Es una lucha difícil, es una batalla de ideas, es una guerra que está ocurriendo en la mente de los hombres, ese enemigo está dentro y fuera de nosotros., como les decía minutos antes, es una lucha para sanar el alma. Volvamos a Carlos Marx “Las ideas de las clases dominantes son en cada época las ideas dominantes, es decir que la clase que tiene el poder material dominante en la sociedad tiene también el poder ideológico dominante. La clase que dispone de los medios de producción materiales dispone al mismo tiempo de los medios de producción ideológicos, de tal modo que las ideas de aquellos que carecen de los medios de producción están sometidas a la clase dominante. Las ideas dominantes no son sino la expresión ideal de las relaciones materiales dominantes, son esas mismas relaciones materiales bajo la forma de ideas, o sea la expresión de las relaciones que hacen de una clase la clase dominante; en otras palabras, son las ideas de su dominación”.

Entendemos entonces, que el principal obstáculo que se opone a la liberación es el dominio ideológico, que se expresa como un carácter, como una conducta, que impide que los desposeídos tomen conciencia y se conviertan en transformadores, en revolucionarios. No es con los misiles, no es con ejércitos, no es con fuerzas policiales solamente con lo que garantizan el dominio, las defensas del capital están en el inconsciente de los individuos y son más poderosas que el arma más moderna desarrollada por la complejo militar industrial, hacen que los dominados actúen en contra de sus intereses y defiendan gobiernos que les avasallan. Es lo que hace que personas liberadas por una revolución, desdeñen el modo de vida digno en que se mueven y añoren la esclavitud. Es difícil liberarse del sueño narcótico del consumo y del individualismo atroz.

(Continuará)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s