Un viaje hacia las utopías revolucionarias: La Resistencia

Manuel-Justo-GaggeroPor Manuel Justo Gaggero (especial para ARGENPRESS.info)

El 28 de junio de 1966 se produjo el golpe militar que derrocó al presidente argentino Arturo Umberto Illia, ocupando ilegalmente, el título de Presidente, el General Juan Carlos Onganía.

De esta forma se iniciaba el período de la llamada “Revolución Nacional”-que a decir del Dictador “no tenía plazos sino objetivos”-, y que se planteaba seguir en el gobierno durante no menos de 20 años, para consolidar un modelo económico que beneficiaba al capital financiero nacional e internacional y a la gran burguesía agro exportadora, limitando los derechos de los trabajadores y proscribiendo la actividad política. Este proyecto contó con el respaldo de la burocracia sindical.

Sus principales exponentes Augusto Timoteo Vandor y José Alonso. participaron de la ceremonia de juramento del Dictador en la Casa Rosada.  Por su parte el General, desde su exilio en Madrid, guardó silencio y planteo una postura dubitativa, que, por supuesto, determinó que la dirigencia política de nuestro Movimiento redujera cualquier actividad que pudiera “molestar” al régimen.  Una de las primeras medidas de la Dictadura fue la intervención de las Universidades dirigida a desplazar a profesores considerados “subversivos” y a suspender la actividad del movimiento estudiantil.

Fue allí donde se generó el primer foco de resistencia. La Federación Universitaria Argentina dispuso la ocupación de las casas de estudio como expresión de rechazo a la decisión gubernamental. En Ciencias Exactas, en la Universidad de Buenos Aires, acompañaron a los estudiantes, gran parte de los docentes y el decano de la misma, Rolando García; eminente científico que falleciera recientemente.  Los carros de asalto y las tanquetas de la Policía Federal irrumpieron violentamente en la sede de dicha Facultad, golpeando salvajemente a estudiantes y profesores, escribiendo, lo que pasara a la historia, como “la noche de los bastones largos”.

Nosotros, desde la Juventud Universitaria Peronista, acompañamos la decisión de nuestra Federación.  En Santa Fe participamos de la ocupación de la sede del Rectorado, siendo también, violentamente desalojados y reprimidos.  En Paraná se había organizado un grupo universitario, que adhería a nuestras posturas, en la Facultad de Ciencias de la Educación.  El mismo era liderado por la “muchacha ojos de papel” Graciela Schiro, valiente compañera que, con gran formación, polemizaba con los sectores reformistas que rechazaban nuestra posición en favor de la lucha armada, nuestra adhesión al peronismo, pese a los vaivenes del Líder, y la adscripción al marxismo, como una guía para la acción.

En el movimiento sindical se empezaba a constituir una corriente que rechazaba la postura “participacionista” de la dirigencia gremial, constituida, por el recientemente creado Sindicato de Obreros y Empleados del Transporte Automotor de Pasajeros -SOETAP- la filial de la Asociación de Trabajadores del Estado, del Sindicato de Empleados de Farmacia, y del gremio de los telefónicos, entre otros.  De alguno de ellos, el autor de esta nota, era su asesor letrado.
A los mismos se sumaba una agrupación opositora a la conducción de la Unión Obrera de la Construcción que lideraba un compañero, que provenía de las filas de la Juventud Comunista. Mario Broin.

Si bien el escenario nacional mostraba estas contradicciones, el contexto internacional, con el avance del Frente de Liberación de Vietnam del Sur que preparaba la ofensiva del Thet, la presencia del Che en el Congo, la creciente actividad de los movimientos guerrilleros en las colonias portuguesas -Angola, Guinea Bissau y Mozambique- y la coordinación de todos los movimientos de liberación acordada en la Tricontinental de la Habana, mostraba un futuro esperanzador.
Por su lado y, en abierto enfrentamiento con la conducción burocrática del Movimiento, Alicia Eguren y John William Cooke alentaban y apoyaban a diferentes grupos de compañeros que se organizaban en todo el país para combatir por el Socialismo, polemizando con quiénes desde la autodenominada “izquierda nacional”, seguían bregando por generar un ala “nacionalista” dentro del Ejército opresor.

Se sumaba una opinión pública movilizada en los países del Tercer Mundo, que acompañaba a los movimientos de liberación y el surgimiento, en el seno del Imperio, de un poderoso movimiento estudiantil y de la gente de color, que cuestionaba el papel criminal de los Estados Unidos en Vietnam.
Desde la Universidad de Berkeley se lanzó un manifiesto que movilizó a los estudiantes de ese país y de toda Europa, al mismo tiempo que intelectuales norteamericanos denostaban la política de esa Nación para con Cuba.

En esa dirección Ray Mills dio a conocer un trabajo que titulara “Escucha yanky. Cuba no es mas tu prostituta” , al mismo tiempo que circulaban los documentos de la organización “Panteras Negras”, que fundaran Huey Newton y Bobby Seatle, siguiendo el pensamiento de Malcom X, asesinado el año anterior, que convocaban a resistir el reclutamiento para engrosar el ejército imperial y a organizar la autodefensa armada.  En Francia, Sartre y su compañera Simone de Beauvoir, junto con decenas de intelectuales galos daban a conocer un manifiesto en el que adherían a los postulados de Berkeley, solidarizándose con los pueblos que luchan, con la armas en la mano, por su Liberación, y con la Revolución Cubana.

Con ese marco y como no podía ser de otra forma. Una institución que tenía miles de años como la Iglesia Católica fue sacudida por este verdadero terremoto liberador y reivindicando la Teología de la Liberación muchos sacerdotes comenzaron a participar activamente en las organizaciones revolucionarias.
En nuestro país, en setiembre de ese año, del golpe, de la oscuridad, pero también de la luz, comenzó a publicarse una revista “Cristianismo y Revolución”, dirigida por Casiana Ahumada y Juan Carlos García Ellorrio, que sería el instrumento clave para la difusión, sin sectarismos, del pensamiento revolucionario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s