ERRORES DE SUS DIRECTIVOS CONDUCEN AL DERRETIMIENTO DEL POLO

 
El Polo Democrático Alternativo va hacia su total derretimiento. Los resultados de la elección interna este 30 de septiembre para escoger los 750 delegados a su Tercer Congreso Nacional así lo confirman.
Apenas este partido logró 160 mil 046 votos, cuando hace seis años había obtenido 555 mil 302 votos.
Es decir, que entre este certamen electoral y el que se realizó el 19 de noviembre de 2006 con el mismo propósito, el Polo pierde 395 mil 256 votos. Pero un dato más que es revelador de la profunda crisis de legitimidad política que enfrenta esta colectividad de oposición: el 5 de abril de 2011 se eligieron delegados a las coordinadoras locales de Bogotá y en esa oportunidad el Polo obtuvo una votación que superó los 78 mil votos. En esta ocasión, 17 meses después, en la capital de la República, la colectividad amarilla a duras penas alcanza los 28 mil 734 votos. Cabe señalar que en abril del año pasado solamente se instaló por parte de la Registraduría un solo puesto de votación por cada localidad, mientras que para esta elección estaban dispuestas todas las mesas para sufragar en el Distrito.
El retroceso electoral del Polo en todo el país es evidente debido a las erráticas decisiones y la actitud de prepotencia y exclusión de su actual directiva que está liderada por el Moir del senador Jorge Robledo y la autodenominada tendencia Polo Social que encabezan Clara López y Jaime Dussán. Pero al mismo tiempo, este descenso en el respaldo ciudadano al Polo tiene que ver con la desmotivación por las prácticas de corrupción y clientelismo que se dieron en el ejercicio de la administración distrital del entonces alcalde Samuel Moreno Rojas. Los resultados electorales de este domingo 30 de septiembre indican que ni siquiera igualan la votación que obtuvo el senador Robledo en los comicios de Congreso de la República en 2010 y que fue de 165 mil 509 votos.
Desde la candidatura presidencial de Carlos Gaviria Díaz en 2006 en que logró 2 millones 613 mil 157 votos, el Polo Democrático ha venido en permanente declive.
En 2010, su candidato presidencial Gustavo Petro alcanzó 1 millón 331 mil 267 votos, es decir, 1 millón 281 mil 890 votos menos que en 2006. En el ámbito de las elecciones internas de los partidos de este domingo 30 de septiembre, el Polo también sale muy mal parado frente al movimiento político Mira que logró una votación nacional de 284 mil 869 votos, superando a la colectividad de izquierda en 124 mil 823 votos. El avance de Mira frente al Polo es contundente si se tiene en cuenta que este movimiento político cristiano posee solo dos congresistas frente a la bancada de siete parlamentarios que ostenta la colectividad amarilla, sin contar los expulsados por la actual directiva que lideran Clara López, Jorge Robledo, Jaime Dussán y Wilson Borja.
Algunos directivos del Polo se han apresurado a señalar para justificar el pobre guarismo electoral de estos comicios internos, que este tipo de elecciones son de escasa participación y ponen como ejemplo la consulta en la que salió electo candidato presidencial del Partido Socialista francés, Francois Hollande, que a duras penas superó los 200 mil votos. Omiten señalar sin embargo que la consulta del Partido Socialista en el país galo se hizo con la participación exclusiva de los militantes debidamente afiliados, mientras  las internas de los partidos en Colombia se realizan a través de una elección abierta, en la que puede participar cualquier ciudadano.
En definitiva, este proceso político del Polo para escoger a sus delegados y delegadas al Tercer Congreso Nacional quedó totalmente deslegitimado no solo por la pobrísima participación sino por el retiro de 15 tendencias que decidieron marginarse de estas elecciones por la carencia de garantías y la errática conducción de las directivas de ese partido. En síntesis, todo un proceso de crisis política con un altísimo costo para los colombianos que deben asumir los 30 mil millones de pesos que gastó la Registraduría Nacional para la realización de estas elecciones internas de los mal llamados partidos políticos que carecen de efectiva representación ciudadana, habida cuenta que los mismos no han generado una cultura y una formación política que incentiven las dinámicas de participación. Aunado este fenómeno al hecho de que el propio Estado no solo no estimula la participación ciudadana sino que criminaliza la protesta social.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s