Es necesario fortalecer la unidad de la Izquierda colombiana

Poder y Unidad Popular (PUP) apuesta por la construcción de un Gran Movimiento Político, amplio y democrático, que apunte a un nuevo gobierno.  

Un país que clama con urgencia, en las diferentes acciones de protesta, una alternativa diferente a la ofrecida por la Derecha, que oscila entre Uribe y Santos. En diferentes escenarios democráticos de nuestro partido se ha propuesto entregarle a las bases polistas el poder de decidir sobre los asuntos de trascendencia del Polo Democrático Alternativo (PDA). En ese sentido, consideramos que la Conferencia Ideológica en sus diferentes comisiones (espacios asamblearios) trazó las directrices que deben guiar al Polo en su proceso de recomposición.  Asimismo, se llamó a la unidad de la Izquierda sobre la base de principios programáticos y de lucha electoral, a la autocrítica frente a las prácticas democráticas y de gobierno, al acercamiento a los movimientos sociales emergentes y a hacer presencia activa en las múltiples acciones de protesta.

Si bien la Conferencia Ideológica no pretendía tomar decisiones formales, no se puede desconocer lo dialogado en tal instancia, pues en ella se trazaron, materialmente, las directrices que deben ser acatadas por sus órganos de dirección.  Contrario a ello, en la sesión del Comité Ejecutivo Nacional del 9 de agosto pasado, las mayorías tomaron determinaciones que constituyen un portazo en las narices a centenares de polistas que vinieron de los lugares más recónditos de nuestra patria, a la democracia y a la diversidad partidaria, uno de los principales activos del Partido. En consecuencia, rechazamos de la manera más vehemente la pretensión de poner en cabeza de la presidencia y secretaría del PDA el poder de decidir ad hoc quien es o no es polista.

El proceso de acreditación plasmado en la resolución 59 de 2012 sobre la calidad de afiliado del PDA (requisito para ser elegido al III Congreso Nacional del Polo), se constituye, tal vez, en el acto más excluyente y antidemocrático de que en el Polo se tenga noticia. Tal disposición es groseramente violatoria del derecho fundamental a la participación. De la misma manera, cuestionamos la reducción del 50 % del número delegado al III Congreso del Partido, configurando un escenario desfavorable para todas las expresiones partidarias que están en todo el territorio. Nos oponemos a las purgas y expulsiones colectivas, violatorias del debido proceso y el derecho a la participación política. Nuestro partido es más que dos grandes sectores que controlan el Comité Ejecutivo Nacional, en tanto que constituye la más amplia y variada herencia histórica de sectores sociales, populares y de la Izquierda colombiana.

Respecto a lo anterior, proponemos que el proceso de acreditación sea realizado por una comisión plural e independiente, la cual otorgue plenas garantías a todas y todos los polistas que deseen participar en el proceso de elección de delegados y delegadas al III Congreso de nuestro Partido. Cuenten con nosotros para fortalecer la Unidad: sin exclusiones, sin sectarismos y con el mayor espíritu de amplitud hacia un nuevo gobierno.

La unidad de la Izquierda, social y política, constituye un acto de grandeza y sensibilidad frente a los graves conflictos que aquejan al país.

Poder y Unidad Popular –PUP-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s