Representante indígena Hernando Hernández dice que decisiones del Polo son antidemocráticas

“Si fuéramos capaces de unirnos, que grande y cercano seria el futuro” Ernesto Che Guevara

Recibo con extrañeza la decisión sectaria y antidemocrática tomada por algunos miembros del CEN del PDA; estas equivocadas decisiones no suman,-solo restan a los grandes esfuerzos de unidad de la izquierda y de lo social que se requiere para avanzar en la senda de construir un nuevo país. La medida anunciada por estos  integrantes  del PDA carece de legitimidad y viola el debido proceso. Si bien el comunicado emitido el 9 de agosto no me nombra de manera particular, uno de los impulsores de expulsar al PCC del Polo, el señor Jaime Dussán, hace referencia a mi nombre y al de Gloria Inés Ramírez  en una entrevista dada al periódico El Espectador.

Me gustaría en principio aclararle al señor Dussán y a quienes están tomando este tipo de decisiones “importantes” que no hago parte orgánica,-ni milito en el  Partido Comunista Colombiano (PCC); no es bueno que generalicen o señalen, cuando se refieren a expulsar a una tendencia y a algunos congresistas. Yo Hago parte del Movimiento  Unidad Indígena y Popular por Caldas (Muipc) actualmente adscrito  al PDA;-gracias al trabajo de  esta expresión política de base hoy soy Representante a la Cámara, y como tal hago parte del proceso de organización indígena a nivel nacional y tengo el deber de acompañar  otros procesos de lucha popular en el país.

En este sentido he actuado en concordancia  con los ideales del Polo, los indígenas, lo popular y la izquierda del país; trabajo de la mano  con la gente  por los cambios democráticos, la paz y la justicia social; de ahí mi acompañamiento a la Marcha Patriótica. Considero que el ultimátum dado al PCC, a la senadora Gloria Inés Ramírez Ríos y a mí, es una decisión  arbitraria de quienes promulgan al interior del PDA la democracia. Esta ilegítima decisión va en contravía del ideario de Unidad y lo acordado en la última Conferencia Ideológica celebrada en días pasados que mayoritariamente hizo un llamado a la unidad de las izquierdas, la organización, la movilización y la paz de los colombianos.

Esta absurda decisión desconoce las dinámicas sociales y populares que desde las organizaciones de base se vienen configurando a lo largo y ancho del país. Se requiere con urgencia que la comisión de Ética estudie la amañada decisión tomada por este grupo, dado que en los estatutos del PDA se encuentran claramente definidas las funciones del CEN. El artículo 25 en ninguno de sus incisos le da potestad al ejecutivo de emitir sanción alguna a sus miembros, tendencias políticas o sociales que hacen parte del Polo; para esta función existe la comisión de Ética quien tiene la competencia de vigilar el cumplimiento de las partes integrantes de los estatutos e ideario de unidad.

Esta omisión representa una clara violación al debido proceso en tanto que asume competencias que no son de su fuero; y solo contribuye  a la división de la izquierda,  la estigmatización- y  el macartismo; practica propia de la derecha, en la que están cayendo estos integrantes del CEN; ser del Polo, apoyar,  acompañar otros movimientos políticos y sociales no es doble militancia. Según plantea el comunicado del ejecutivo del PDA, la decisión se   toma supuestamente porque ser miembro de Marcha Patriótica es  estar en contravía del El Ideario de Unidad y los Estatutos del Polo, y por qué se contrapone con lo normado en la ley 1475 de 2011, que reglamenta  la actividad política en Colombia y la Sentencia C-490 de 2011 de la Corte Constitucional.

La decisión tomada por el CEN es alejada de la realidad y carece de una lectura coherente con el espíritu de la norma. La normatividad citada entiende la doble militancia como el caso en que un ciudadano de manera simultánea haga parte de dos movimientos o partidos políticos,-pero con personería jurídica o impulse un grupo significativo de ciudadanos  y que mediante tal mecanismo pretenda presentarse a unas elecciones de representación popular. Es de aclarar que el Movimiento Político y Social Marcha Patriótica no encaja en ninguna de las anteriores denominaciones sobre las cuales se fundamenta esta decisión, ni en  la reforma política ni en la sentencia de la corte constitucional.

Esta es una nueva  expresión de convergencia de lo social y popular y revindica nuevas formas de hacer política, carece de sentido de realidad sancionar a una colectividad o a un individuo por hacer parte del PDA y acompañar la Marcha Patriótica. Hoy requerimos un PDA capaz de tender puentes de unidad   con las nuevas expresiones que desde los indígenas, campesinos, afrocolombianos, estudiantes y trabajadores convergen o se organizan;- la invitación es a trabajar en conjunto por la paz y la democracia; las decisiones ególatras no deberían ser un obstáculo para que las fuerzas colectivas lleven a Colombia por el sendero de la paz con justicia social.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s