El triunfo de la Resistencia Civil sobre un Frankestein de 10 billones de pesos

Por: Aurelio Suárez Montoya 

El artículo “Costos y eficiencia de la Rama Judicial en Colombia”, de la revista Carta Financiera de la Anif (enero 2012) advertía, en cuanto a la reforma a la justicia, “focalizar en temas de superación de los cuellos de botella mediante la implementación de esquemas de choque”.

Reiteraba, al iniciarse la legislatura definitiva para l aReforma, que lo principal era descongestionar los procesos judiciales mediante utilización de agentes ajenos a la Rama, abogados, notarios, centros de conciliación y otros, para cuya remuneración se volvía norma constitucional el arancel judicial como peaje para el acceso al derecho. Los estudios del Banco Mundial, de Anif y de la Asociación Bancaria apuntaban en la misma dirección, ya que, de 1,5 millones de procesos activos (existen otros 800 mil sin trámite por las partes), el 33% son ejecutivos, singulares, mixtos e hipotecarios, correspondientes a entidades financieras.

Un ejercicio del Banco Mundial asumió la suma de $20 millones como valor promedio de cada proceso, con lo cual el sector financiero tiene embolatados en despachos judiciales algo másde $10 billones. Por esto, el presidente del Grupo Aval pidió $2 billones extras del presupuesto nacional para la cruzada: gastar dos del erario para que la banca recupere 10. Según ANIF, mientras en la “vecindad” (América) el gasto promedio en Justicia es de 0,81% del PIB, en Colombia es de 0,86%: sin embargo, cuando se mira la Rama Judicial, sin laFiscalía, el promedio regional es de 0,5% del PIB y el nacional cae al 0,36%.

Al comparar el número de jueces por cada 100 mil habitantes, el resultado es igual, 10,2; pero si se coteja, con el mismo parámetro, el total de empleados  judiciales, aquí es de 99 y en la región de 107. Lo grave es el número de procesos. En nuestros juzgados, por cada 100 mil habitantes, es de 6.337, en USA de 686 y en el vecindario de 2.991. Esta cifra no está relacionada solamente con pleitos bancarios, el 22%, 300 mil, corresponde a seguridad social y salud, de los cuales el 40%, 120 mil, son tutelas.

Al proyecto de privatización de la Justicia-para rescatar los $10 billones- se le colgaron otras especies, permitidas en aras de su objetivo primordial, pese a reparos fuera y dentro del Congreso, como los del Observatorio de Justicia y los del Polo Democrático, hasta convertirse en un Frankestein. Juan Manuel Santos, puesto en evidencia por la opinión, decidió, como con el monstruo de marras, eliminarlo sin respetar pinta ni norma y en operación de salvamento de su imagen y reelección. Por ahora, los $10 billones siguen enredados, triunfó la Resistencia Civil.

 

Anuncios

2 pensamientos en “El triunfo de la Resistencia Civil sobre un Frankestein de 10 billones de pesos”

  1. El aspecto màs importante a tener en cuenta en una verdadera reforma a la Justicia, es lograr la independencia total del poder Judicial. Ni los Magistrados de las Altas Cortes, ni el Fiscal General de la Naciòn, ni algùn miembro del poder judicial, deben ser nombrados con ingerencia del Presidente de la Repùblica, o algùn otro miembro del Gobierno y del Congreso. No puede haber reforma a la Justicia, si no se parte de esta base. No tiene sentido plantear una reforma a la justicia, reemplazando la comisiòn de acusaciones o el Consejo Superior de la Judicatura por tribunales u organizaciones con ingerencia del Presidente de la Repùblica y del Congreso. Al poder Judicial, se le debe dar el presupuesto adecuado, pero en ningùn momento privatizar la Justicia. Se debe exigir eficiencia y resultados en la administraciòn de Justicia a todos los funcionarios del poder judicial. En otras palabras, aplicar alta gerencia. Los funcionarios del poder judicial, incluyendo los Magistrados de las altas cortes, y el Fiscal general de la naciòn deben ser nombrados por concursos de mèritos efectuados por Universidades.

  2. Es necesario efectuar una verdadera reforma a la justicia para terminar la congestiòn judicial y la impunidad. Es importante aumentar el presupuesto y el nùmero de Jueces,pero esto no tiene sentido si no se logra una total eficiencia administrativa por parte de todos los empleados del poder judicial.Se debe exigir resultados y manejar el poder judicial con un alto nivel de gerencia.De otra parte,el punto fundamental en una verdadera reforma judicial,es lograr la total independencia del poder judicial.No tiene sentido que a la comisiòn de Acusaciones ,o al Consejo Superior de la Judicatura,lo reemplace un tribunal o algùn organismo, cuyos miembros sean nombrados con ingerencia del Presidente de la Repùblica y del Congreso.Todos los inegrantes del poder Judicial,incluyendo Magistrados de altas cortes,Fiscal General de la Naciòn y otros,deben ser nombrados por concursos de mèritos efectuados por Universidades,o instituciones de la sociedad civil especializadas en el tema.Cada cargo,debe ser adjudicado por mèritos,y en el caso de Abogados prestigiosos,mirar a Quienes le han servido con anterioridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s