Qué es La Marcha Patriótica?

Por Luz Marina López Espinosa 

El Movimiento Político y Social Marcha Patriótica por la Segunda y Definitiva Independencia cuyo lanzamiento oficial se formalizó el pasado 23 de Abril con la movilización y concentración en la emblemática Plaza de Bolívar de Bogotá de alrededor de 120.000 personas llegadas de todos los rincones del país.

La conformación de su órgano de gobierno la Junta Patriótica Nacional y de deliberación el Consejo Patriótico Nacional, marca un momento  de esplendor  en la presencia y organización del pueblo colombiano.

Es Movimiento Político y Social, porque no es un partido político, ni un agregado de personas, sino un encuentro y convergencia amplio y unitario, de organizaciones y  movimientos populares –y esta palabra no es manida sino muy cierta- de carácter político, sindical, agrario, cultural, cívico y reivindicativo de todas las demandas como tierra, servicios, desplazados, víctimas de crímenes de Estado, pensionados y desempleados, entre otras. Se trata entonces hay que decirlo claramente, de un movimiento de izquierda y anti neoliberal, que propugna por un nuevo modelo político y social que supere el de despotismo, miseria y dependencia colonial al que el vigente tiene sumido a la población y al país desde hace doscientos años, situación agudizada con la imposición del modelo neoliberal hace veinte años. Y obviamente, esto no es una proclama, sino el ideario esencial de Marcha Patriótica.

Por eso, su lema es Hacia la Segunda y Definitiva Independencia para completar la obra que empezaron y nos legaron los Libertadores, y que supone el acceso del pueblo al poder político. Porque es el poder político, no otra cosa, lo que alienta esta insurgencia civil de por lo menos  1.700 organizaciones populares, la mayoría de ellas agrarias y de sitios distantes de las metrópolis, que hastiadas de marginalidad, desprecio de las élites dominantes, despojo de sus tierras, negación de condiciones dignas de vida y cruel violencia estatal, hacen este acto de afirmación. Como Movimiento político. Es decir, no por una u otra reivindicación, sino como una notificación al Estado de que tienen la decisión de hacer valer su derecho de ser poder.

Porque eso es lo que quienes han detentado el poder  en los últimos doscientos años, repiten día a día en sus discursos, y es lo que dice la Constitución Nacional. Que además, desde 1991, expresamente radicó la soberanía en cabeza del Pueblo. No en la Nación como antes, esa entelequia abstracta en nombre de la cual no es el pueblo el soberano, sino “las  instituciones”. Valga decir, la superestructura que las clases dominantes establecieron para ejercer la dominación: ejército y policía, poder presidencial imperial, Congreso “democrático”, es decir elegido por voto popular, leyes hechas en interés de los gobernantes,  medios de comunicación y gremios del capital. Y desde luego, la principal de todas las instituciones, la embajada americana.

Por lo anterior, por la decisión de conformarse como Movimiento Político por una Segunda y Definitiva Independencia que nos libere como Nación de la vergonzosa sumisión al imperialismo norteamericano –no, no es un  panfleto de los años sesenta sino una dolorosa realidad-  y al capitalismo financiero metropolitano, es por lo que la Marcha Patriótica nacida en Bogotá este 23 de Abril de 2012, ha sido saludada por el Establecimiento tocando a rebato las campanas de la guerra. Pero no de cualquiera, sino de una ya familiar a los colombianos: la guerra sucia. Así, el alto mando militar, el Presidente de la República, la gran prensa, radio y televisión al unísono como voceras que son  de los grupos económicos,  y desde luego sus gacetilleros de la extrema derecha “calumnistas” de prensa, han manifestado nuevamente su estupor porque haya un movimiento político con “brazo armado”.

Y digo nuevamente, porque ya lo habían manifestado antes. Y ese antes fue en los años ochenta cuando irrumpió con gran fuera el movimiento de izquierda Unión Patriótica.También “brazo armado” de la guerrilla. Y ese estupor se les pasó cuando uno a uno, por miles, fueron cayendo asesinados, inermes mientras ejercían su desempeño político, la mayoría en cargos de representación popular, la dirigencia local, regional y nacional. Verdadero genocidio realizado por el Estado colombiano, que hace veinte años está en espera de pronunciamiento por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Por eso ha causado verdadera indignación, esa sí legítima estupefacción, que el Presidente Santos a días apenas de conformarse  Marcha Patriótica, le  haya hecho públicamente macabra amenaza. Más o menos: “Recuerden lo que le pasó a la Unión Patriótica.

Es hora de pasar esa triste página de nuestra historia de los partidos con vínculos con la ilegalidad”. Verdadero señalamiento que en Colombia antecede a los disparos. Y los millones de colombianos y colombianas  que estamos con el movimiento, nos preguntamos: ¿Y cómo es posible que las Farc hayan podido convocar, organizar, desplazar y retornar a sus sitios de origen en perfecto orden 120.000 campesinos, indígenas y negritudes de todo el país a Bogotá, si hace tres años el alto mando militar anunció, ahora sí definitivamente y de una buena vez, “el fin del fin de las Farc”?

¿De  dónde nació Marcha Patriótica?

Marcha Patriótica abreva en la fuente de múltiples organizaciones, movilizaciones y movimientos políticos y sociales que en el pasado mediato e inmediato han intentado hacer presencia real y efectiva en la vida política nacional. Y aunque en lo mediato la historia es larga para referirla aquí, mencionaremos así de paso que ella recoge el legado histórico de procesos organizativos anteriores como la Unión Nacional Independiente Revolucionaria UNIR del caudillo Jorge Eliécer Gaitán, el Frente Unido del padre Camilo Torres, la ANAPO cuya presidencia ganada en franca lid en 1970 le fue arrebatada en la página más ominosa de nuestra democracia formal, el frente de izquierda Unión Nacional de Oposición UNO de los años setenta, la Unión Patriótica nacida de acuerdos de paz del gobierno de Belisario Betancur con las Farc en los ochenta, etc.

Después hubo la gran Movilización Agraria y Popular del año 2007 y la huelga de los corteros de la caña en  el Valle del Cauca en 2008 que generó la solidaridad nacional  e internacional con esos nuevos esclavos del capitalismo, y fue creando el clima para otras movilizaciones y protestas. Y en lo inmediato que es lo que más inquieta e interesa a observadores nacionales y extranjeros, Marcha Patriótica tiene su antecedente directo en la gran movilización popular de múltiples organizaciones iguales a las que hoy la conforman, llevada a cabo los días 19, 20 y 21 de julio de 2010, denominada Marcha Patriótica y Cabildo Abierto por la Independencia, conmemorativa precisamente de los doscientos años del “grito de independencia” de España, y que  tomó la decisión de proclamar y buscar la realización de un modelo político y económico distinto al vigente por doscientos años y que tantas frustraciones y pesares causa a las mayorías del país.

Y además, estos dos años, ha habido grandes concentraciones y se han creado movimientos que siendo más específicos o sectoriales en su reivindicación, enarbolan el ideario fundamental de “otro modelo es posible” y de que la independencia que nos dieron los Libertadores  nos la escamotearon los gobernantes, por lo cual es necesaria una nueva. Se trata de la creación de la Coordinadora de Organizaciones y Movimientos Sociales COOMOSOCOL, el multitudinario Encuentro Campesino Indígena y Afrodescendiente por la Paz de agosto de 2011 en Barrancabermeja, el gran Encuentro Tierra y Territorio contra el despojo y los megaproyectos en octubre de 2011 en Cali, el Congreso de la Federación de Estudiantes Universitarios FEU, la gran exitosa movilización de los estudiantes universitarios contra el proyecto oficial de  privatizar la educación superior por la puerta de atrás, el Cabildo Nacional de Artistas Populares y el Encuentro por la Libertad y la Dignidad de los Presos Políticos “Larga Vida a las Mariposas”, todos en el segundo semestre de 2011.

Pero a ello se suman conflictos sindicales vueltos cívicos por la afectación de la  patronal en toda la comunidad: Gestas y reivindicaciones que lograron concitar no sólo la atención sino la solidaridad nacional. Me refiero a las confrontaciones con las grandes multinacionales extractivistas, la Drummond, la  Glencore y la despótica Pacific Rubiales que explota el petróleo de Puerto Gaitán –Meta-. Tales los antecedentes inmediatos de Marcha Patriótica, tal la explicación de las 1.700 organizaciones regionales las más,  que la conformaron y que cubren todo el espectro de lo popular y bajo cuya cobertura caben todos porque todos están invitados: artistas, personalidades democráticas, cívicos, verdes, ambientalistas, desempleados, desengañados, poetas, escépticos en plan de redimirse, e ilusos aterrizados en trance de decir lo que los estudiantes franceses en el glorioso mayo: sed realistas: ¡Pedid lo imposible!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s