Terrorismo de Estado contra Periodismo del pueblo

Entrevista al periodista sueco Dick Emanuelsson, en homenaje y solidaridad al periodista Joaquín Pérez Becerra, ad portas del reinicio de un juicio amañado en su contra y de un año de su injusta detención en la cárcel «Picota» en Bogotá, Colombia.

Por: Eliecer Jimenez Julio

Tegucigalpa-Honduras/Ginebra-Suiza 

El sábado 23 de abril de 2.011, el periodista Joaquín Pérez Becerra, director de La Agencia de Noticias Nueva Colombia, medio alternativo más conocido como Anncol, arribó a Caracas, Venezuela proveniente de Suecia, previo transbordo de avión en el aeropuerto con mayor seguridad del mundo (Fráncfort, Alemania). Su intención dar algunas conferencias sobre Colombia y buscar más información sobre el proceso bolivariano que él defiende. La transferencia en el aeropuerto de Alemania sin ningún contratiempo por parte del comunicador social, demuestra que la activación del código rojo de Interpol, no existía.

En su calidad de ciudadano sueco, Joaquín Pérez viaja legalmente y llega al aeropuerto Maiquetía en Caracas, sin embargo al aterrizar el avión, una treintena de guardias nacionales (GN) sacó a Joaquín del avión, antes de que cualquier otro pasajero se bajase del mismo, de inmediato, la Guardia Nacional le quitó su pasaporte sueco y procedió a detenerlo o más bien secuestrarle sin la menor contemplación. Decimos secuestro, porque Joaquín Pérez no pasó por la aduana, no hubo registro migratorio, fue totalmente incomunicado y se le negó cualquier asistencia jurídica para defenderle.

Por el contrario el procedimiento de deportación del periodista colombo-Sueco hacia Colombia dos días despues, fue rápido y acelerado, el gobierno venezolano fue eficaz y oportuno con el pedido del Presidente de Colombia Juan Manuel Santos y el 25 de abril ya estaba siendo entregado a las autoridades colombianas, reseñado como terrorista y encarcelado en la prisión de la Picota en Bogotá, sumándose a los casi ocho mil prisioneros políticos existentes en las cárceles colombianas.

“El detenido era buscado (sic) por la Policía Internacional (Interpol) y afronta en Colombia un proceso por concierto para delinquir, financiamiento del terrorismo y administración de recursos relacionados con actividades terroristas”, según explicó el presidente colombiano Juan Manuel Santos en su momento. Para los familiares, amigos, colegas, periodistas y opositores al gobierno colombiano, asi como ante millones de personas de la comunidad internacional, el “delito” de Joaquín Pérez Becerra, es ser periodista de Anncol, opositor y critico político de los diferentes gobiernos colombianos desde el exterior, el cual esta siendo perseguido políticamente, y es un prisionero político e injustamente acusado bajo pruebas rebuscadas y testigos acusatorios comprados y al servicio del gobierno colombiano, lo que contradice lo dicho por el Ministro de Justicia de Colombia.

“Que quede claro que eso que en otras partes llaman presos políticos acá no existen, mucho menos prisioneros de guerras. Acá no hay nadie privado de su libertad por sus convicciones políticas o religiosas”. Así respondió el ministro de Justicia, Juan Carlos Esguerra, el día 4 de abril del presente a los distintos medios de comunicación y personalidades que han insistido en visitar a los miles de prisioneros políticos en las distintas cárceles colombianas para constatar su precaria e inhumana situación de vida dentro de las mazmorras colombianas.

Este 16 de abril se reinicia en Bogotá, Colombia, el juicio contra Joaquín Pérez y el 23 de este mismo mes se cumplirá un año de su arresto en Venezuela, deportación y encarcelamiento en Colombia. Como humilde homenaje de solidaridad con nuestro colega Pérez Becerra y en reconocimiento a su lucha por la libertad al igual que la libertad que demandamos de los demás ocho mil prisioneros políticos colombianos realizamos el siguiente trabajo periodístico.

Buscamos y conversamos con Dick Emanuelsson, periodista sueco, especializado en temas de Latinoamérica y el Caribe. Quien ha trabajado para distintas publicaciones cubriendo información y acontecimientos en el continente latinoamericano desde 1980, básicamente conflictos sociales, políticos y armados de los pueblos de esta región, reconocido mundialmente por ser uno de los comunicadores sociales de izquierda, critico de los gobiernos violadores de los derechos humanos y amplio conocedor de la realidad social, económica y política colombiana y amigo personal de Joaquín Pérez Becerra y co fundador de ANNCOL en Suecia.

Dick Emanuelsson habló ampliamente con nosotros y nos dio detalles sobre la situación de «Joaco» como cariñosamente le llaman, así mismo sobre el «olvido» que mantiene el gobierno sueco sobre su connacional, de la posibilidad real que los medios alternativos y periodistas críticos del gobierno colombiano seamos declarados «terroristas», la visión que se tiene desde Suecia y desde Centroamérica del conflicto político, social y armado en Colombia y las reales posibilidades de un acercamiento de dialogo entre el gobierno del presidente Santos y la insurgencia, así como el papel que podría jugar la comunidad internacional en este momento en torno a esta posibilidad de dialogo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s