UNA IGLESIA ANQUILOSAD​A PERO ECONÓMICAM​ENTE PODEROSA

Por: Norberto Betancourt Osorio  

Las declaraciones del Papa días antes de llegar a Cuba,  según el cual  “El Marxismo es una doctrina anticuada  para nuestros tiempos”, son, por lo menos, indiscretas, de mal gusto e inoportunas; cuando se trata de un país cuyas estructuras están fuertemente impregnadas de esa ideología; y que le abrió las puertas de par en par en un acto de amistad, solidaridad y espíritu de confianza, así sus visiones del mundo sean diametralmente opuestas. Es tan odiosa esta posición como si el Presidente Castro fuera invitado al Vaticano y desde allí se dedicara a mostrar el pasado tenebroso de esta institución y su falta de respuestas serias al siglo XXI.

Veamos ahora quien es el anticuado:

Esta secta es un fósil de la Edad Media que camina a contrapelo de la historia, que se adapta a ella con un gran disgusto y a regañadientes, y ve en los cambios y  los descubrimientos científicos una gran amenaza a su doctrina y continuidad. Los primeros cristianos, tal como lo hacía su Divino fundador, eran un ejemplo de hermandad, desinterés, desapego de todo loterreno; todo lo cual ha causado gran admiración en todos los que hemos tenido el privilegio de su lectura. Pero más adelante, la patrística o padres de la Iglesia, establecen un concepto, según el cual, “toda autoridad viene de Dios”, y ésta únicamente dará cuenta a Él.

Es el llamado “Estado Teocrático”, vigente durante toda la Edad Media. Conocida por la monarquía de que el Cristianismo no constituía ningún peligro,  la invita al palacio imperial a compartir el poder como “aparato ideológico”. De aquí en adelante su tarea central es defender el poder monárquico, los regímenes de derecha y extrema derecha y la burguesía;  en el libro “El Papa de Hitler”, se  detalla con lujo de detalles el servilismo, la genuflexión y el espíritu de entrega de esta institución a esta doctrina. Todas las desgracias, la exclusión y discriminación contra el pueblo, la explican como la voluntad de Dios.

Donde esta institución llega, pide y exige ser  parte del poder,  ser beneficiada con dineros públicos para hacer su apostolado con solvencia; es la única manera de obtener las bendiciones de la Iglesia –la única verdadera, fuera de la cual no hay salvación, la única que debe ser la oficial del Estado-. Con esta visión Estado e Iglesia se confunden, el uno hace y el otro bendice.  Por lo tanto, la Iglesia es cómplice de todo lo cometido por estos regímenes por acción, omisión, o un silencio cómplice.

Así por ejemplo la teocracia mantuvo al pueblo en la miseria, la ignorancia, la superstición como una garantía de permanencia;  en Francia la población se divide en:  Aristocracia, Clero y Estado llano. En América Latina la conquista impone su dominio y la Iglesia Católica su doctrina a sangre y fuego. En casi todas las situaciones la jerarquía Católica guarda un silencio cómplice ante el etnocidio. Obtenida la independencia, a la cual se opuso por hacer parte de la monarquía, pronto se le verá de brazo de los poderosos, en este caso el Partido Conservador. Con él inicia un concubinato para repartirse el poder, el uno haciendo leyes y la otra bendiciendo, todo esto en nombre de Dios, obedeciendo su voluntad.

Como garantía de permanencia mantienen al pueblo enla ignorancia, la ingenuidad y el territorio alejado del exterior para evitar la presencia de ideas que amenacen sus dogmas intocables. En la Segunda Guerra Mundial es vencido el fascismo–su “parcero”-,  después vienen la liberación femenina, la rebelión negra, el destape, la Revolución Cubana, los Beatles, la teología de la liberación, Colombia sale de su encierro por medio de la televisión y la radio, a través de los cuales se conoce:  la Teoría de Darwin, la sexualidad de Freud, el Relativismo en Einstein, la duda metódica de Descartes; el conocimiento se expande un poco más, los grandes acontecimientos mundiales pronto se conocen en el país.

La sociedad pastoril donde la secta Católica sentó sus reales está pasando a la historia, y la encuentra con los pantalones en la mano, sin respuestas acordes al momento; va en caída libre. ¿Qué le pasa ahora?. Su cuarto de hora ya pasó, y lo hizo mal.  De positivo tiene poco que mostrar, pero lo más grave es como adecuar una institución o aparato de Estado que se organizó,estructuró y tuvo su mayor esplendor en una época signada por la ignorancia, laingenuidad, el poder vertical, la superstición, el desprecio al pueblo, la oposición al conocimiento;  a una época que es todo lo contrario.

Nada tiene que decir, excepto su discurso trasnochado y que ya se sabe de memoria; nada tiene que hacer, excepto unirse a instituciones de beneficio común como las ONG’s. Hablando del papado y con personas que tienen conocimientos a través de libros especializados al respecto y un poco de futurología, afirman que no pasarán más de tres papas para el finiquitar de esta institución pero, con papas como el actual, es posible que se adelante la fecha de esta profecía.

Miremos ahora el Marxismo:

En él se conjuga en forma maravillosamente armónica la sociología, la epistemología, la economía, la historia, la antropología y otras disciplinas. Es un tratado científico. Coge la historia con sus respectivas épocas,  descubre como constantes de  éstas la lucha de clases, del oprimido contra el opresor, del proletariado contra el burgués, del esclavo contra el amo.  Descubre cómo la economía es la dinámica de la sociedad, su estructura, y los demás: la familia, el derecho, la moral, la educación,  la religión, el Estado y demás –la superestructura-, la cual es penetrada y determinada por la estructura o economía.  A pesar de ser un libro científico, lo presenta como una guía para la acción, un arma para que el proletariado se libere de su esclavitud ancestral.

Muestra, como lo puede hacer ahora, el estado de postración, miseria, exclusión, en que viven más de las dos terceras partes de la población mundial;  mientras un número insignificante viven a cuerpo de rey y se han apoderado de la riqueza mundial. Esto lo conoce cualquiera.  Basta salir a la calle y mirar los que tienen todo y los que nada tienen. ¿Qué ha tenido fracasos?.

Sí, como cualquier otra obra humana, la misma Iglesia  es un ejemplo, pero en el caso del Marxismo con un material con el que trabaja, la consistencia de su doctrina, el mal deriva de sus dirigentes, la falta de capacidades, el enorme trabajo a que debe enfrentar, la falta de conciencia de los mismos explotados, la herencia dejada por el capitalismo de burocracia y el clientelismo, además de la corrupción y otros afines;  ha sido un escollo a su desarrollo pero el Marxismo si tiene mucho que dar como guía para la acción;  además ahí tiene la materia prima: la miseria, el hambre, la falta de oportunidades, la falta de vivienda, la falta de salud,  educación y  otros afines, en que viven las inmensas  mayorías del  Tercer Mundo; tienen en el Marxismo su inspiración para la liberación.

Ahora si nos preguntamos:  ¿Quién es el anticuado?

Anuncios

Un pensamiento en “UNA IGLESIA ANQUILOSAD​A PERO ECONÓMICAM​ENTE PODEROSA”

  1. El Papa actual, no tiene autoridad para hablar en contra del Marxismo, ya que hizo parte de las Juventudes HItlerianas. Ademàs, la estructura religiosa Cristiana,se diò en el Concilio de Nicea, año 313, donde el Emperador Constantino, estableciò la base de la religiòn Cristiana, y la consiguiente evangelizaciòn, para expandir la iglesia, pero siempre con una estructura a favor de los ricos y en contra de los pobres, aunque se predique lo contrario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s