¡No me toquen al vaquero Jorge Visbal!

Por: Godofredo Cínico Caspa 

Godofredo le pide al ex presidente de Fedegán no regresar al país y lanza una consigna: “¡Viva la para diplomacia de la moto sierra!”.

Cómo se les ocurre a estos impíos y facinerosos de la Fiscalía dictarle medida de aseguramiento a un paladín de la fe y la propiedad ultra privada como Jorge Visbal Martelo, un hombre venido de la vía láctea de las sabanas liberadas del comunismo a entregarle su vida y su capacidad de servicio a la nación.

Y ahora, cómo decía el comunista ese del Chapulín Colorado, descendiente del hampón Alias Pancho Villa, ¿quién podrá auto defendernos? Todo indica –y ya lo había predicho como veremos más adelante en este sólido panegírico que escribo semanalmente– que no fue suficiente la expulsión del templo de la ex Fiscal Viviane Morales, esa medusa, esa Gorgona que hasta su Dios, que no es el mío, la castigará por tratar de hacer justicia en contra de la gente decente. Ahora resulta que esa vieja que dejaron en interinidad, ni sé cómo se llama, ala, aprovecha los pocos días que le quedan para cometer barbaridades y de manera atrabiliaria jorobar a un prócer, a un buen muchacho más, como lo es Jorge Aníbal Visbal Martelo, ese criador de búfalos y de ideas, ese ganadero de la filosofía y prohombre del pastizal y el ordeño de la buena leche.

No ha debido renunciar el buen mozo vaquero a su embajada en el Perú. Eso es darles casquillo a toda esa caterva de conjurados y ponzoñosos que tratan, a cualquier precio, de acabar con la espléndida y consolidada imagen del gobierno de Álvaro Uribe que, cual estela matutina, ha dejado a nuestra nación pletórica de transparencia, sin una sola nube y gozando todos de un país donde no es necesaria ya la cruzada anti comunista que emprendieran Visbal y sus hermanos de celestiales ejércitos que destroncaron la maldad con la discreción y alta tecnología propias de los importadores de moto sierras, que hicieron además platica impartiendo justicia divina.

Y ahora sale a acusar a nuestras vanguardias ciclópeas un renegado, un traidor, un payaso italiano untado de dolo y salsa de tomate como el tal Mancuso ese, que nunca lo hemos debido promover a los altos mandos de la guadaña que podó al campesinado leninista y recuperó las tierras para quien las sabe hacer producir. ¿Le van a creer más al machaquito ese que ahora canta para los gringos y la ilegal Fiscalía, que a un ser pundonoroso y etéreo como Visbal? Mancuso dice que Visbal integraba la autodefensa en Sucre. ¿Y él no? Además y dejémonos de hipocresías que son las que nos enredan judicialmente, en este país toda la raza blanca y la gente decente, pudiente o no, estaba de acuerdo con la Auto Defensa y con digamos… sus expresiones partidistas. De lo contrario no habríamos vivido ocho años perfectos, en el Himeneo con el Supremo Uribe, deleitándonos del lucro y la licra.

¿Qué de malo tiene defenderse legítimamente de la subversión y tener guardaespaldas y tropas que nos auto protejan? ¡¡¡Cual parapolítica!!! ¿Cual concierto vallenato agravado para delinquir? Si el ex presidente de la Federación de Ganaderos lo único que hizo fue interpretar a su modo el código penal y la torcida constitución del Navarro, en todo el articulado que de todos modos garantiza los derechos del Capital sobre el Trabajo. ¿O es que esta vaina es Cuba o Venezuela donde el ñerismo usurpó el poder? Y preciso le hacen la encerrona polo-santista cuando le estaba prestando un generoso servicio a la patria como embajador en el Perú, tratando de educar a ese país de indios dirigido por un auténtico cacique, el tal Umala, que tiene más votos que el propio Valencia Cossio.

Les quiero decir que los votos para el senado de Visbal fueron ciertos y positivos, no falsos. Los sufragios que le entregó a la reelección de nuestro amo Uribe eran limpios como las aguas del amado rio Bogotá. Visbal es otro héroe de la patria. Que se quede asilado como perseguido político en Machu Pichu. Sí, tío Obdulio, una constituyente ya para volver a hacer lo que se nos dé la gana. ¡Y qué! No debe, en modo alguno, regresar al país el doctor Visbal. No le tememos a la circular de Interpol, que es roja como los cachiporros. Que Jorge Aníbal y Luis Carlos Restrepo se unan en Uganda o en Haití, para que desde estos democráticos países emprendan una campaña admirable en pos de la reconquista del poder y de la perdida dignidad del uribismo.

Cómo se le ocurre al tabarrón del Abelardo de La Espriella que “defiende” a nuestro sagaz diplomático de la ubre, que Visbal debe presentarse a la Fiscalía. ¿Meterse en la jeta de esos lobos y mantecos anapistas? Lo que sí está bien es que si toca pagar cana, que le den a Jorgito mi lindo potecito, a Miami Beach por cárcel, el único lugar donde no corre peligro de un auto atentado. Entre los años 1998 y 2004, cuando nuestro nuevo mártir fuera presidente de los ganaderos, se produjo el esplendor del cebú, el clímax del sinuano, y todo gracias a que Jorgito supo integrarse al aire del tiempo, que soplaba hacia la finca de El Tomate en San Pedro de Urabá, donde en ese tiempo despachaba en este y al otro mundo, el finado Castaño. ¿Estar en sintonía con la dinámica del país es un delito? ¿Defender como sea la sagrada propiedad, es un crimen? ¡Cómo no don Pánfilo!

¿Malo tener relaciones y obtener beneficios de un hombre del digamos… calibre de Jorge 40? ¿Qué querían? ¿Que nos relacionáramos con Timochenko? Y si las autodefensas y sus huestes políticas no apoyaran la reelección de nuestro amo Uribe, ¿iban a apoyar al Carlos Gaviria, ese anciano coqueto y guevarista? No me hagan reír que tengo un labio partido. Y como les comentaba al principio de este ecuménico ensayo, ¿cual terna para que la ilegítima Corte Suprema tinterilla elija nuevo fiscal de la Nación? Esas vainas se deben imponer y si el señor Santos, el jugador de veintiuna, tuviera pantalones y criterio y no traicionara, habría pasado esta: Jaime Lombana, Jaime Lombana y Jaime Lombana.

Pero bueno, el ex grumete que está acabando con el país maravilloso que dejó Uribe, si no es capaz de sostener un tinto como si lo hacía el Supremo a lomo de jamelgo, mucho menos tendría el coraje y los tres huevitos para tomar decisiones en beneficio de la patria. Así como en la mayor parte de los casos la Justicia Penal militar ha demostrado enorme sindéresis y neutralidad en los casos que le competen, creo que son las Fuerzas Armadas, en cabeza de sus altos mandos, las encargadas de asumir el papel de la Fiscalía.

¿Quiénes mejores que los ilustres generales para que investiguen con un CTI camuflado todo tipo de delitos? La nueva Fiscalía integrada por los comandantes del Ejército, la Policía, la Marina y la Fuerza aérea, no sólo debe adelantar procesos e investigaciones, sino fallar. Es decir que fiscales y jueces sean los mismos. La misma vaina institucional, y con el mismo uniforme. Ello, no solamente es sabio y conveniente para la justicia, sino que implicaría pingües ahorros. ¿Quién dudaría de una Fiscalía Penal Militar?

Además se estaría dando un paso firmes hacia la eliminación definitiva de la Corte Suprema de Justicia. Todo ello basados, claro está, en el dadivoso Estado de Opinión, que habrá de regresar más temprano que tarde sin reposo ¡Viva la para diplomacia de la moto sierra!

Anuncios

Un pensamiento en “¡No me toquen al vaquero Jorge Visbal!”

  1. Es un hecho que el uribismo acaba de obtener un triunfo contundente y lograr con el nuevo fiscal total impunidad y archivar todos los líos judiciales en los que estan incursos muchos de los funcionarios del gobierno pasado. Pobre país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s