Sexo hasta la muerte

Por: John Jairo Tenorio desde La Recta

Estuvo en Madrid, España, el científico holandés, Frans de Waal, para contarle a un grupo de expertos sexólogos del mundo, aquello que ya todos sospechábamos. Que algunos animales “anteponen la actividad sexual a cualquier otra cosa, incluso a la comida”.

Según la agencia de noticias AP, don Frans de Waal, catedrático de la University de Atlanta, E.U, ha destacado los numerosos rasgos psicológicos y de comportamiento comunes entre las especies. Conclusión: al igual que los humanos, algunas especies animales como el ‘bonobo’ -o chimpancé enano- es bobo por el sexo, aunque como animales que son, también podrían matar por sexo. Nada diferente a lo que sucede entre algunas bestias humanas… ¿Recuerdan a Alfredo Garavito, el hombre aquel que a finales del siglo pasado asesinó a 142 niños? Pues bien, resulta que ahora ha confesado que sentía una extraña satisfacción sexual cuando cometía esos asesinatos.

Ahí está: Eros y Tánatos. Amor enfermizo hasta llegar a la muerte. Algo parecido nos dijo Gabo en 1993, cuando ilustró el informe de la Comisión de Sabios sobre la educación que se imparte en el país: “Al autor de los crímenes más terribles lo pierde una debilidad sentimental (…) al colombiano sin corazón lo pierde el corazón”. No es extraño, entonces, que aquí nos matemos por amor y que el sexo no sea más que una expresión violenta de ese primitivo y cavernario instinto, una versión postmodernista del “porque te quiero te aporrio”, como lo recuerda Cecilia Cardinal en su libro “Educación sexual, un proyecto de múltiples facetas”. Cómo entender, por ejemplo, el regreso de la barranquillera Lissette Ochoa a los “amorosos” brazos de Rafael Dangond, su marido matratador. O la atracción a primera vista que vivió en Cali una joven estudiante de sicología, solo para que horas después su galán le diera escopolamina, la violara y le inyectara materia fecal con una jeringa, como ya se ha vuelto costumbre entre muchos violentos, para dejar una señal de su cobarde triunfo…

Por eso estoy interesado en proponerle al director del Dane, Ernesto Rojas, que en el próximo censo, -ojalá  menos traumático que el del 2005-, incluya en el sistema de medición de la calidad de vida, un ‘ítem’ similar al de las Necesidades Básicas Insatisfechas -NBI-. Esta vez no se trata de saber qué les falta a los colombianos para sobrevivir físicamente,  sino más bien conocer de qué adolecemos emocionalmente. Tengo el nombre para esa variable: Necesidades Sexuales Insatisfechas -NSI-. Porque en realidad, si nos atenemos a lo que dicen los expertos en el estudio de las emociones humanas, en eso que la psicóloga caleña Glora H. llama “pulsiones”, Colombia podría entrar en la categoría de ser un país mal tirado.

Entiendo que no existe un factor clave que nos aclare cuál es la variable que incide en el comportamiento violento del ser humano. Si nos atenemos a los expertos, entonces el filósofo, general Manuel José Bonett Locarno, tendría razón cuando en 1997, sugirió a las mujeres de los guerrilleros abstenerse de tener relaciones sexuales para obligarlos a dejar las armas. No sobra recordar que ningún ‘pelotón’ accedió a la propuesta. La “cópula” de las Farc no permite esos beneficios.
Si en el Dane me paran bolas con la iniciativa de las NSI, entonces sería posible hallar entre el amor y  la muerte una explicación al origen de nuestra Violencia. Y con base en esos resultados, educar en la sexualidad, es decir, en el respeto de género, para formar niños y niñas más afectivos y menos agresivos. Capaces de convivir en la diferencia. Respetuosos de la intimidad. Sensatos frente a la adversidad. Sensibles para asombrarse ante la injusticia. Seres más tolerantes, comunicativos y solidarios, pero, sobre todo, respetuosos de la vida y la dignidad humana.

Estoy convencido de que las NSI, o Necesidades Sexuales Insatisfechas -NSI-, tienen dos medidores básicos: el afecto y la comprensión. ¿Nos estaremos muriendo de desamor?

Anuncios

Un pensamiento en “Sexo hasta la muerte”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s