POLO: DIVERGENCIA O DESLEALTAD

Por: Luis I. Sandoval M. 
La Declaración del CEN del PDA del 19 de diciembre supuestamente “deja sin reconocimiento público a tres Senadores de la República”… en cuanto “ellos mismos se han excluido de la institucionalidad  partidaria”.
La dirección del Polo confunde la profunda diferencia existente dentro del partido con un problema de lealtad política al mismo a raíz de las elecciones del 30 de octubre. Ante esta desafortunada declaración caben tres interrogantes.
Uno. Si se sanciona a los Senadores por su participación en el movimiento progresista que triunfó en Bogotá ¿Qué debería hacerse entonces con la inmensa mayoría polista que votó por Petro y que hoy se inclina por un apoyo crítico a su gobierno desde una postura de autonomía política? Aún dentro del gabinete de la Alcaldesa Mayor Clara López hay destacados cuadros polistas que caracterizan al gobierno del alcalde electo, Gustavo Petro, como un “gobierno de excompañeros que de alguna manera va a ser otro gobierno de la izquierda democrática”. El problema no se reduce a 3 o 4 senadores díscolos.
Dos ¿Por qué si hay hechos que se consideran atentatorios contra la integridad política del partido no se sigue el conducto regular de someterlos a la Comisión de Ética y Garantías como lo prevén los Estatutos y el Código de Ética del PDA? El CEN desechó la propuesta de recurrir al expediente estatutario: “En el caso de los senadores Camilo Romero, Jorge Guevara y Luis Carlos Avellaneda, solicito (A. Téllez) que se corra traslado a la Comisión Nacional de Ética y Garantías de los hechos y las pruebas que los comprometan en actos contra la ley y el partido, para que sea esa comisión la que estudie sus casos y adopte las decisiones correspondientes de conformidad con los Estatutos y el Código de Ética del partido”.
Tres. ¿Qué esperar de la Conferencia Ideológica y del Congreso del partido si las diferencias políticas se afrontan tan fácil y caprichosamente con fugas o con depuraciones? Es evidente que hoy existen diferencias políticas serias en el campo de izquierda y democrático y que se requiere una reconfiguración de este campo con el Polo y más allá del Polo como lo ha señalado (23 de octubre) la Presidenta del PDA.
Interrogantes de este tipo se está haciendo hoy la base del partido en Bogotá y en las regiones. Una cosa era la discusión antes del 30 de octubre y otra después de que la disidencia petrista obtuvo un amplio respaldo ciudadano. Cuando se tiene un veredicto tan claro de los electores sobre diferencias políticas hay que respetarlo.
El momento es de debate en busca de entendimientos claros, amplios y firmes sobre la construcción de democracia y el ejercicio de la oposición en Colombia, no de deserciones ni de expulsiones. Eso lo tienen que entender los senadores Romero, Avellaneda y Guevara y todos los sectores dentro del Polo. Varios partidos hermanos de izquierda en América Latina han asumido el triunfo de Petro como un tercer triunfo de la izquierda democrática en Bogotá. El Foro de Sao Paulo considera que la articulación de fuerzas en el continente debe tomar en cuenta no solo expresiones de izquierda sino también populares y progresistas. Pluralidad amplia y alianzas amplias es la vía que ha conducido a la victoria de izquierda en muchos países.
Existe en el Polo una enorme expectativa por el retorno de la Presidenta Clara López, hoy encargada de la Alcaldía de Bogotá, a su responsabilidad en el partido. Ella con su sentido de la realidad y su experiencia en superar situaciones difíciles puede abrirle inéditas posibilidades al proyecto alternativo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s