TRANSICIÓN IMPOSTERGABLE EN EL SEXTO ANIVERSARIO DEL POLO

Por: Luis I. Sandoval M.
El martes 6 de diciembre el Polo cumplió su sexto aniversario de vida. Como todo cumpleaños, éste evoca momentos felices y momentos amargos. Para el Polo su sexto aniversario llega marcado con el signo de la transición.
Transición es cambio programado: el Polo necesita en las circunstancias actuales una transición real, efectiva, profunda, impostergable.  Transición porque de los seis años de vida que tiene el Polo dos fueron de rápido ascenso y cuatro han sido de turbulencias y retrocesos hasta el 30 de octubre.
Transición que retome la realidad y la responsabilidad de los agrupamientos políticos que le dieron origen y los nuevos que han surgido (tendencias).
Transición que se afirme en el piso de la realidad que hoy se impone: el partido-coalición (unión, convergencia o frente de partidos, movimientos y personas).
Transición polista que se proyecte en la dirección del referente utópico que marca el Ideario de Unidad totalmente vigente: la democracia plena o radical por medios de acción civil con vocación de mayoría, de gobierno y de poder.
Transición para pasar de relaciones depredadoras a relaciones estéticas entre nosotros y nosotras. Transición para que el partido que propone democracia plena al país sea él mismo, en su vivencia cotidiana, profundamente democrático.
Transición para asumir que la toma de la palabra por parte de afiliados y afiliadas y las iniciativas de base que están surgiendo en muchas partes no lesionan la institucionalidad democrática del partido sino la revitalizan. Transición para tomar decisiones mediante un juego amplio y real de la pluralidad, la participación y el acuerdo y no por la imposición de bloques internos de poder.
Transición para tener un partido que sepa combinar la acción parlamentaria, la acción de gobierno, la acción de masas, la acción internacional y la acción cultural.
Transición para no quedarnos en la oposición crispada y apocalíptica, infecunda, sino ejercer la crítica, la protesta y la propuesta hacia la vida digna, la sociedad y el Estado profundamente democráticos y soberanos. Así seremos alternativa.
Transición para ir, más allá de la izquierda, hacia un bloque político policlasista con capacidad de adelantar las grandes reformas que el país necesita (rural, urbana, institucional, política) a través de gobiernos de coalición elegidos en elecciones libres y limpias. Así seremos alternativa.
Transición para ejercer la política como el proceso de constitución de sujetos democráticos con las víctimas, las étnias, los movimientos, las regiones, reconociendo dinámicas de cultura, pensamiento, identidad, articulación, comunicación, movilización, nueva gobernabilidad que surgen por doquier.
Transición para comprometer la praxis política polista con la transparencia y la acción política e institucional profundamente recreadora y transformadora sin concesiones al pragmatismo, el clientelismo y la corrupción imperantes.
Transición para ganar el papel de mediación estructural entre el establecimiento y los insurgentes políticos con miras a que el fin del conflicto armado y el inicio de la paz sea la reinserción de todos, contendientes y no contendientes, en un orden nuevo proyectado a la democracia, la justicia social y la dignidad nacional.
Transición para abrirnos al mundo de las realidades, las ideas y las nuevas articulaciones cuando se acelera la crisis del sistema mundo capitalista e igualmente se acentúa la búsqueda de salidas emancipatorias (humanistas, ecosocialistas, revolucionarias) para los pueblos, el continente y el planeta.
Transición para realizar el paso de la vieja a la nueva política tomando en cuenta los signos de los tiempos (texto) y la sociedad informatizada del siglo veintiuno.
Transición polista construida con máxima participación de tendencias y afiliados y afiliadas convergentes, tramitada a través de acuerdos con alcance constituyente (rehacer los acuerdos fundantes), diseñada en la Conferencia Programática, decidida en el III Congreso que realizaremos en el primer semestre de 2012.
Transición para tener el Polo que necesitamos en función del país que soñamos.
Transición polista: camino necesario que es preciso recorrer sin miedo, sin permiso, con iniciativa,  alegría, fraternidad, con profundo sentido de responsabilidad con Colombia.
Anuncios

Un comentario en “TRANSICIÓN IMPOSTERGABLE EN EL SEXTO ANIVERSARIO DEL POLO”

  1. Excelente artículo-propuesta de nuestro querido Compañero LUIS SANDOVAL, yo creo que por allí es el camino asumamoslo con entusiasmo y compromiso para seguir adelante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s